Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere O'Donnell tras desplomarse en pleno partido

El escocés, de 35 años y capitán del Motherwell, iba a ser sustituido

Phil O'Donnell, de 35 años de edad, capitán del Motherwell, de la Primera División escocesa, falleció minutos después de haberse desplomado sobre el césped justamente cuando se dirigía hacia la banda del terreno de juego para ser sustituido. Anoche no se conocían todavía detalles exactos acerca de la causa de su muerte, aunque se cree que se debió a problemas cardiacos. O'Donnell es el noveno futbolista profesional que fallece durante un partido desde 2003. El caso anterior fue el del sevillista Antonio Puerta, a finales de agosto pasado.

El entrenador del Motherwell, Mark McGheem, explicó que había ordenado la sustitución de O'Donnell no porque pensara que se encontraba mal, sino porque su equipo estaba ganando con claridad (5-3) al Dundee United y quería que guardara fuerzas para el partido del próximo miércoles.

Corría el minuto 78 en Fir Park cuando O'Donnell, que estaba ya camino de la banda, se desmayó. Fue atendido durante cinco minutos sobre el terreno y retirado inmediatamente en camilla para ser trasladado en una ambulancia al Hospital General de Wishaw. Pero el jugador nunca recuperó la consciencia y fue declarado muerto a las 5.18 horas de la tarde, una más en la España peninsular.

Fue una tragedia especialmente sentida por David Clarkson, sobrino de O'Donnell y autor de dos de los cinco goles. Tenía que haber sido una tarde de gloria para el Motherwell, un equipo habituado a la zona media y baja de la modesta Liga escocesa y que esta temporada está viviendo el mejor momento en muchísimos años, ya que va el tercero en la tabla clasificatoria. Clarkson, muy impresionado por el desvanecimiento de su tío, también tuvo que ser sustituido.

El club confirmó el fallecimiento de O'Donnell a través de una nota pública en la que explica que los médicos creen que el jugador sufrió una apoplejía (infarto cerebral).

"Es una tragedia inenarrable para la familia de Phil. En estos momentos no sabemos exactamente la causa de su muerte, pero el club está obviamente en contacto con el equipo médico del hospital", declaró el presidente, John Boyle. "Phil era no sólo una inspiración como jugador y capitán del Motherwell, sino también una inspiración como persona", añadió.

"Estamos absolutamente destrozados y nuestros pensamientos están con la esposa y la familia de Phil. Era un gran profesional y lo dio todo por este deporte. Ésta es una tragedia terrible", declaró el entrenador, McGhee.

O'Donnell, internacional en una ocasión con la selección absoluta de Escocia, empezó su carrera en el Motherwell, que le traspasó en 1994 al Celtic Glasgow. Tras pasar también por el Sheffield Wednesday, inglés, en 2004 volvió al Motherwell.

Su muerte se une a la del sevillista Puerta, a finales de agosto, y eleva una ya larga lista de jugadores fallecidos sobre el terreno de juego en los últimos años.

En 2004 fallecieron cuatro futbolistas en el espacio de tan sólo cinco meses: los benfiquistas Feher, húngaro, y Baiano, el ucraniano Pavitsky y el guardameta peruano Uribe. Todos ellos murieron como consecuencia de crisis cardiacas. También ese año murió el brasileño Serginho. En 2003 murió el camerunés Foe cuando jugaba con su selección en Francia y en 2006 el inglés Gadsby a causa de una cardiomiopatía arrítmica ventricular.

El fútbol español ha sufrido la muerte de tres jugadores, dos de ellos sobre el campo y uno poco antes de un partido. Además de Puerta, el también sevillista Berruezo se desplomó cuando se jugaba el minuto 6 de un Pontevedra-Sevilla, en El Pasarón, el 7 de enero de 1973. En 1987, el deportivista Sagarzazu murió en el autobús del Deportivo cuando se dirigía a Carral para jugar un amistoso contra el Ourense.