Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CICLISMO | DOPAJE

Bo Hamburger también se dopó

"El ciclismo ha significado tanto para mí que hubiera vendido a mi mujer para lograr mi objetivo, ¿por qué no tomar EPO entonces?", admite el ex ciclista danés

El ex ciclista danés Bo Hamburger, subcampeón del mundo en carretera en 1997, admite en un libro publicado hoy haber consumido EPO (eritropoietina) de forma continuada entre 1995 y 1997, al igual que la mayoría del pelotón. En "El premio más grande, las confesiones de un ciclista" (Den største pris-en cykelrytters bekendelser), Hamburger, retirado el año pasado del ciclismo profesional, revela que en aquella época no había otra "alternativa".

"El dopaje era una parte del ciclismo a mediados de los noventa, y las victorias entonces fueron creadas a partir de la igualdad de condiciones entre todos. Mi alternativa hubiera sido retirarme y correr en el garaje", escribe en el libro Hamburger, que empezó a doparse tras una lesión en la primavera de 2005 y siguió dos años. El ex corredor del TVM y Aqua&Sapone dice no creer a quienes niegan saber nada del dopaje en 1995 y 1996, en los que era una "práctica generalizada" en el pelotón internacional, y habla de la "sensación enfermiza" de ver que de repente no podía seguir a ciclistas a los que antes superaba.

"No quería estar en la cuerda floja, no podía aceptarlo. En mi mundo, el ciclismo era blanco y negro: o corría a alto nivel o no corría. El ciclismo ha significado tanto para mí que hubiera vendido a mi mujer para lograr mi objetivo. ¿Por qué no tomar EPO entonces", se pregunta Hamburger, que también probó la hormona del crecimiento. Durante su carrera profesional de 16 años, repartidos en nueve equipos distintos, tuvo problemas por sus altas tasas de hematocrito en varias ocasiones, e incluso protagonizó un caso de positivo por EPO en abril de 2001.

El Tribunal de Arbitraje Deportivo lo absolvió después al haber dado resultados distintos en el contra-análisis. En los últimos meses, varios ex ciclistas daneses como Jesper Skibby, Brian Holm y Bjarne Riis (ganador del Tour de Francia en 1996) han confesado haberse dopado.