AUTOMOVILISMO | FÓRMULA UNO

McLaren usó un cortafuegos para vetar correos de Stepney

El ingeniero de McLaren relata en 'AutoSport' cómo Stepney contactó con él para pasarle la información

"Él no es mi amigo. Ambos estamos en el negocio de la Fórmula Uno y hemos mantenido relaciones cordiales durante años", sentencia Coughlan. Todo comenzó el 1 de Marzo de 2007". "(Stepney) me telefoneó y me dijo que no estaba contento con la dirección que había tomado su carrera en Ferrari y por la promoción de Mario Almondo". Este primer contacto fueron tres emails. "Él mostraba su deseo de comunicarme algunas características del coche de Ferrari que no cumplían las reglas de la competición", una información que incluía detalles sobre el suelo flexible del monoplaza y el separador del alerón trasero.

Más información
Massa: "No me gusta luchar con un equipo que sabe lo que haces"

"Yo reenvié el correo al director general de McLaren, Martin Whitmarsh, y me ordenó mostrarle la información al director de ingeniería de la escudería, Paddy Lowe", continúa Coughlan. "Él remitió la información a la FIA y ésta declaró que el suelo flexible de Ferrari estaba fuera de la legislación".

Abril 2007

"Él continuó enviándome información, pero yo me sentí incómodo y no le mostré más detalles a nadie". McLaren instaló un cortafuegos para bloquear los correos electrónicos de Stepney y Coughlan forzó un encuentro en persona con Stepney para "para pedirle que cortase la comunicación inmediatamente".

El día 28, Coughlan y Stepney se encontraron en un restaurante de Barcelona. "Durante la conversación hablamos acerca del disco del freno trasero de Ferrari, una discusión típica entre ingenieros que en nada afectaba a los aspectos fundamentales del diseño de un coche. Stepney dibujó un boceto para enseñarme cómo funcionaba el disco. Desde mi punto de vista era incorrecto, pero no se lo comenté. Después de esto le dije que no me enviara más información". "Le pedí que me llevase al aeropuerto y, en el coche, me pasó un montón de documentos que me pidió que mirara. Mi curiosidad como ingeniero me llevó a hacer lo mejor para mí y me llevé los documentos a casa. No los toqué durante todo el fin de semana".

Los dos ingenieros se volvieron a ver durante una cena, esta vez en Inglaterra. "Stepney se había dado cuenta de que el boceto de Barcelona era incorrecto. Yo no quise ser maleducado y cogí las hojas que me dio. Ni las mostré, ni las estudié, ni hice ningún uso de ellas. Las puse junto al resto de documentos que me dio en Barcelona" cuenta el ingeniero de McLaren.

Junio 2007

Coughlan asegura que el último encuentro más entre ambos se produjo en Junio, una cita en la que también estaba presente el jefe de equipo de Honda, Nick Fry. "El encuentro fue organizado por Stepney para hablar acerca de una oportunidad profesional en Honda para él, pero no se pasó ninguna información de Ferrari aquel día", afirma el ingeniero de McLaren.

De acuerdo con Coughlan, las únicas personas de McLaren que sabían que existía esta información de Ferrari eran: el director general de McLaren, Martin Whitmarsh, el director de ingeniería de la escudería, Paddy Lowe, el director administrativo de McLaren, Jonathan Neale y el ingeniero del mismo equipo, Rob Taylor.

Copia del dossier

A mediados de junio, justo después del Gran Premio de EEUU, Coughlan y su mujer, Trudy, quemaron el dossier que contenía la información de Ferrari, aunque antes hicieron una copia en una tienda cercana a su casa. "No puedo recordar la fecha exacta cuando pedí a mi mujer que escanease los documentos. Decidí destruir todos los documentos, pero quise tener una copia en un CD para poder devolvérselo a Stepney cuando me lo pidiese". Coughlan concluye pidiéndo perdón a Ferrari y a McLaren por el daño causado. Y asegura que McLaren no utilizó ninguna de estas informaciones para mejorar su coche.

La escudería inglesa pierde todos los puntos y tendrá que hacer frente a un pago de 100 millones de dólaresVídeo: CNN+

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS