Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España pierde la final del Mundial sub-17 ante Nigeria en la tanda de penaltis

El equipo africano castiga la ineficacia de los pupilos españoles desde los 11 metros

Nigeria ha ganado el Mundial de fútbol sub-17 al vencer en la tanda de penaltis por 3-0 a España, tras concluir los noventa minutos de partido y la prórroga con empate a cero. En la tanda de penaltis, Nigeria marcó los tres primeros lanzamientos, al contrario que España, que falló sus tres disparos. Illarra, Fran Mérida e Iago fueron los artífices españoles.

Nigeria pudo merecer más la victoria que España, ya que dispuso de las mejores ocasiones durante el tiempo reglamentario. Con la baja de Bojan y la despedida de Santiesteban, España tenía una motivación extra que no sirvió para impedir la tercera prórroga consecutiva, después de Francia y Ghana, y la segunda tanda de penaltis. Sin embargo, esta vez no pudo ser y Nigeria acabó campeona.

Comenzó el partido muy abierto, con ambas selecciones mostrando un juego ofensivo y con ocasiones en ambos bandos. España buscaba contrarrestar el fútbol directo y físico de los nigerianos con mucho toque e intentando sorprender al contragolpe. Por su parte, Nigeria se lanzaba mucho más directamente sobre la portería de España, pero con muy poca efectividad. Con el paso de los minutos Nigeria fue encerrando a España y dispuso de las ocasiones más claras, pero la labor de De Gea y la imprecisión nigeriana impidió el gol. España, aprovechaba su posesión del balón para intentar frenar a los nigerianos y controlar el partido, sin renunciar tampoco al juego rápido para sorprender a la volcada selección africana.

Así se movió la primera parte, con ambos equipos con ocasiones claras. La mejor de los nigerianos llegó en el minuto 30 cuando Rafeal aprovechó un centro que la floja defensa española no fue capaz de despejar pero envío el balón fuera. La réplica la puso Sergio a la salida de un córner que acabó salvando en la línea de gol la defensa nigeriana. Sin embargo, ninguno de los contendientes pudo abrir el marcador y se llegó al descanso con 0-0, y un partido muy abierto.

Sin cambios tras el descanso

La segunda parte fue muy similar a los cuarenta y cinco minutos anteriores, aunque el cansancio y el paso de los minutos favorecieron un mayor control por parte de ambos conjuntos. Nigeria salió muy fuerte y dispuso de numerosas ocasiones para desnivelar el partido. España, a merced de su rival durante los primeros veinte minutos, se apoyó otra vez en De Gea, muy serio durante todo el encuentro. Poco a poco el vendaval nigeriano se fue esfumando, lo que permitió respirar a España. Los de Santiesteban fueron aumentando su posesión y comenzaron a controlar más el partido, aunque sin claras ocasiones y sufriendo cada vez que Nigeria se acercaba a la portería.

Con el partido roto mediado el segundo tiempo, tanto España como Nigeria dispusieron de oportunidades para llevarse el partido. Fran Mérida tuvo dos por parte de España, pero fue Nigeria otra vez la que tuvo las mejores. En el último minuto, De Gea sacó a corner un disparo que parecía gol y tres minutos después fue España quien pudo batir al portero, pero una falta sobre éste lo impidió. De esta forma se llegó finalmente a la prórroga.

Los treinta minutos extra no aportaron nada diferente. La tensión de ambos equipos y el miedo a perder hizo que el control se impusiera, viéndose reducidas las ocasiones de gol. Tan sólo en los primeros minutos Nigeria, y dos oportunidades aisladas, una de Akinsola desde 60 metros que sorprendió a De Gea y acabó en el larguero, y otra de Fran Mérida en la segunda parte fue todo el peligro que se vio en el tiempo extra.El resultado fue la inevitable ''muerte súbita'' de los penaltis, donde acabó imponiéndose Nigeria, anotando los tres primeros lanzamientos y aprovechando los tres marrados por España.

Así, el Mundial finaliza con Nigeria como campeón, consiguiendo su tercer título, con España de subcampeona, mientras Alemania y Ghana, concluyeron tercera y cuarta respectivamente. Los alemanes ganaron hoy ''in extremis'' la final de consolación con goles de Cross en el minuto 17 y Esswin en el 92, rompiendo el empate que había firmado Osei en el 67.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.