Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VUELTA ESPAÑA

Bennatti, primer líder de la Vuelta

El italiano gana al sprint la primera etapa, con salida y llegada a Vigo. Freire, segundo

El italiano Daniele Bennati, del Lampre, tuvo el honor de estrenar el primer maillot oro de la Vuelta a España al imponerse al sprint por delante del español Oscar Freire y del italiano Alessandro Petacchi en la primera etapa que cubrió el recorrido de 153,4 kilómetros con salida y llegada en Vigo. Bennati, que ya ganó dos etapas en el pasado Tour, la de París incluida, ganó el pulso de los grandes velocistas y demostró que a sus 26 años ya está entre la élite de los supersónicos. Junto al mar se apuntó la octava etapa de la presente temporada, en la que ha terminado de explotar.

Oscar Freire hizo un sprint inteligente, de menos a más, aprovechando el trabajo del Milram para Petacchi, pero no pudo alcanzar a Bennati por escasos metros. El belga Tom Boonen fue quinto y otro español, Koldo Fernández (Euskaltel) se codeó con los grandes. Un premio doble para Bennati en el estreno de su palmarés en la Vuelta. Un triunfo significativo que puede marcar el inicio de la sucesión de Petacchi, quien ha preparado a conciencia la Vuelta para salvar la temporada.

El corredor del Lampre ha encontrado en España su territorio talismán. Esta temporada ya dejó su sello con tres triunfos en la Vuelta a Valencia. Mañana saldrá camino de Santiago vestido con la prenda dorada. El tiempo soleado y el buen ambiente en la salida animó al pelotón, que empezó a sacudirse ya desde las afueras de la ciudad. Después de innumerables escaramuzas se formó la primera escapada de la Vuelta, compuesta por el gallego del Karpin, Serafín Martínez y los franceses Dimitri Champion (Bouygues) y Geoffrey Lequatre (Cofidis).

En plena persecución se produjo una caída que mandó a casa al estadounidense Tom Danielson, del Discovery, que llegó con el cartel de favorito al podio. En el percance también cayó al asfalto el italiano Damiano Cunego, pero el "principito" pudo seguir con la rodilla ensangrentada. Las "meigas" concentraron el maleficio al americano en la clavícula derecha. En estas tierras, dice la leyenda, uno no debe olvidarse la herradura o el diente de ajo para ahuyentar peligros. Por delante Serafín Martínez, de 23 años, quería protagonismo en casa, y lo intentó el corredor de O Rosal dejando la compañía de sus compañeros de fuga en las inmediaciones del Alto de Zamans, la segunda conquista de la jornada con el primer maillot de la montaña como premio. Con 1.46 minutos de ventaja se presentó en Vigo para afrontar en circuito urbano los últimos 23 kilómetros.

El sueño era demasiado grande para este brioso neoprofesional que, al menos, obligó a pronunciar su nombre un buen rato. No hubo milagros y el pelotón se lo comió a falta de 7 de Vigo, después de recibir la visita del francés Jeremy Roy, con quien compartió una de las tres vueltas al circuito vigués. Turno para los equipos de los esprinters. El Quick Step de Boonen se encargó de poner al personal en fila india, con el Rabobank de Freire al acecho y el Milram de Petacchi y Zabel con las antenas puestas para evitar sorpresas y sobre todo caídas, habituales en jornadas de nervios, como las iniciales, donde está en juego el primer maillot de líder.

Los últimos 5 kilómetros se desarrollaron a ritmo de vuelo rasante, a más de 60 por hora. Freire atento, tranquilo Petacchi, con su equipo bien colocado. Volvía el famoso tren azul, ahora en tono claro, del ciclista de La Spezia. Pero muchas veces el pronostico falla. Y así sucedió. Petacchi fue en carroza hasta 300 metros de meta, cuando el duelo con los rivales se produce cara a cara, sin ayudas. Bennati cogió la cabeza y ya no cedió. Aguantó firme en un alarde de fuerza bruta. Ni las "meigas" pudieron evitar que alzara los brazos en vencedor. Luego mandó un mensaje al seleccionador italiano, Franco Ballerini. El Mundial está cerca y acababa de conseguir la victoria "piú bella" de su carrera.

La segunda etapa se disputará entre Allariz y Santiago de Compostela, con un recorrido de 148 kilómetros en los que solo cabe destacar el Alto do Paraño (3a). Terreno ondulado apto para las escapadas, aunque el desenlace al sprint es lo más probable.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.