Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo confirma que la Federación debe abandonar la Ciudad del Fútbol

El tribunal estima que el suelo que donó el Ayuntamiento en 1998 a la RFEF es ilegal

El Tribunal Supremo ha inadmitido, mediante un Auto que no es recurrible, el recurso de casación interpuesto por la Federación y el Ayuntamiento de Las Rozas. Esto confirma definitivamente que la donación de 120.000 m2 de suelo público a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), efectuada por el Ayuntamiento en 1998, es ilegal y, en consecuencia, que tanto el suelo como las instalaciones deben volver a ser de titularidad municipal, con lo que la Federación deberá abandonarlos.

Esta confirmación por parte del Tribunal Supremo supone que unos 30 millones de euros, cinco mil millones de pesetas, estarían sin justificar por parte de la Federación Española. La sentencia corrobora lo expuesto ayer por el Tribunal de Cuentas que aseguraba que la FEF cometió "importantes deficiencias" en la concesión de subvenciones y en la construcción entre 2002 y 2003.

Por su parte, los socialistas de Las Rozas exigirán la ejecución de la sentencia firme del Tribual Superior de Justicia de Madrid, la cual declara que estos bienes son de dominio público. También exigirán la convocatoria de un pleno extraordinario para que el alcalde popular, Bonifacio de Santiago, explique cual ha sido durante todos estos años su motivación personal para realizar una cesión gratuita a la Federación contraria a la ley, como ha quedado demostrado, y contraria a los intereses de los ciudadanos de Las Rozas, que se vieron privados de la posibilidad de utilizarlos.

De esta forma el fallo inapelable del Supremo anula la cesión gratuita de los terrenos a la RFEF, lo que supone confirmar el criterio de que éste organismo no puede ser titular de bienes de dominio público como los cedidos ilegalmente y, que su actividad no está orientada al uso o servicio público. Así, el Supremo confirma el fallo tajante del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que reconoce la nulidad de la cesión, es decir, que tanto los terrenos objeto de la cesión, como las instalaciones construidas por la RFEF son propiedad del Ayuntamiento de Las Rozas y, por ende, de todos sus ciudadanos.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.