Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:Fútbol | Octava jornada de Liga

Munitis brinda la primera victoria en El Sardinero

El delantero cántabro emergió entre la niebla santanderina para sentenciar a los que Quique

Los jugadores del Racing de Santander celebran la victoria que el equipo ha logrado ante el Valencia
Los jugadores del Racing de Santander celebran la victoria que el equipo ha logrado ante el Valencia EFE

El Racing se impuso al Valencia y logró su primera victoria de la temporada en el Sardinero, en un partido en el que los cántabros de nuevo sacaron partido del buen entendimiento que hay entre sus delanteros Zigic y Munitis, autor éste del gol que dio los tres puntos al cuadro local.

El Valencia perdió así el liderato de la Liga que ocupaba empatado a puntos con el Barcelona y dio una pobre impresión en Santander, pues si bien controló sin apuros el partido cuando el marcador estaba igualado, cuando lo tuvo en contra no fue capaz de crear peligro alguno. Un solo tiro a puerta en todo el partido es un pobre balance ofensivo para un equipo que aspira a todo.

El partido empezó bastante trabado, con el Racing llevando tímidamente la iniciativa frente a un Valencia que le esperaba en su campo para presionar en la línea de tres cuartos de los cántabros, que era donde se espesaba el juego.

Antes de que se registrara alguna acción de peligro, el técnico Quique Sánchez Flores se vio obligado a mover el banquillo, al lesionarse de forma fortuita Gavilán, sustituido por el uruguayo Mario Regueiro.

El Racing no mostraba recursos para superar el repliegue sin fisuras del Valencia, que esperaba agazapado el momento de dar el zarpazo a la zaga cántabra, ocasión que llegó, como era de esperar, al contragolpe, en un balón colgado al punto de penalti por Regueiro, que remató Morientes según recibió, para que Toño despejara con una buena intervención.

Cuando se produjo esta acción habían pasado ya veinte minutos de juego anodino en los que no se había visto nada de fútbol.

Entre las precauciones de ambos equipos y la niebla que flotaba sobre el césped del Sardinero, muy espesa en algunas fases, transcurrió la primera parte sin que se pudiera ver otra acción destacable que no fuera la protagonizada por Morientes y dos disparos lejanos de los locales Scaloni y Antonio Tomás, con el tiempo ya cumplido.

En la segunda parte, ya con balón amarillo para facilitar la visión a jugadores y equipo arbitral, el gigante Nicola Zigic fue objeto de penalti por un posible agarrón dentro del área, que no sancionó el colegiado.

Ahora el Racing atacaba con más profundidad y pudo adelantarse en un saque de esquina que remató alto Garay, cuando se encontraba a un metro escaso de la raya de gol.

Un aviso del gol que llegó poco después en una nueva conexión entre la curiosa pareja atacante que forman Munitis y el serbio Zigic, que con sus 2.02 le saca más de treinta centímetros. Pero en esta ocasión se cambiaron los papeles, porque fue Zigic el que asistió a Munitis para que este marcara de cabeza.

A partir del gol se cambiaron los papeles. El Valencia trató de controlar el balón y el Racing era el que se replegaba esperando al rival en campo propio, en un papel en el que también los cántabros juegan más a su gusto.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.