Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:ALEMANIA 2006 | Australia - Japón

Harakiri japonés

Gran comienzo de los australianos con un enorme Cahill

Australia se ha impuesto a Japón con una gran remontada liderada por su centrocampista Tim Cahill (3-1). Hasta hoy la selección australiana no había ganado ni metido un sólo gol en una fase final de la Copa del Mundo.

Partido a cara de perro entre Australia y Japón en el grupo F, que completan Brasil y Croacia que jugarán mañana. El Fritz-Watter-Stadion presentaba un lleno absoluto en las gradas para presenciar a las dos selecciones a priori más flojas del grupo F. La primera parte fue aburrida y de muy baja calidad, en la que destacó el desgaste físico que afectó a ambos equipos por igual. Los australianos se emplearon a fondo para cortar cualquier ataque nipón, que se veían constantemente frustados tanto por el centro con Nakamura como por la banda con Alex.

De esta manera, los primeros 20 minutos fueron para los australianos, con un Viduka enchufado desde el comienzo y con un fútbol directo que les costaba atajar a los japoneses. Así, en el minuto 10, Viduka dio muestras de su calidad, con un precioso taconazo sobre su compañero Chipperfield que resbaló en el peor momento.

Japón no se podía sacudir la presión, hasta que apareció por primera vez Takahara en una gran jugada con recorte y disparo cerca del palo. El partido comenzó a romperse, no había centro del campo. Otro taconazo de Viduka a Bresciano culminó en un gran parada de Kawaguchi.

En el minuto 26 llegó el gol de los japoneses, en una jugada sin ningún peligro. Una inocente falta sacada por Nakamura al aérea pequeña se la tragó Schwarzer en una actuación en la que quedó más que en evidencia. Con seguridad que después de esta pifia volverá con fuerza el debate en torno a los porteros en Australia.De ahí al final del primer periodo nada que reseñar, si acaso una tarjeta amarilla mostrada a Yanagisawa.

En la segunda parte nada cambió. Los japoneses explotaban su técnica para mantener el balón y los australianos seguían con su lucha cuerpo a cuerpo. En el minuto 54 Tsuboi cayó lesionado y salió en su puesto Moniwa.

Los australianos empezaban a cercar la portería pero el gol no llegaba. Primero Viduka con el lanzamiento de una falta y otra gran parada de Kawaguchi, más tarde Kewell con internadas que no acababan de resolver. Puede que el hecho de no haber conseguido un gol en los Mundiales les pesara a los jugadores australianos.

Cahill revoluciona el encuentro

En el minuto 52 Hiddink decidió sacar a Tim Cahill, centrocampista del Everton, por Bresciano y en el 54 a aloisi por Wilkshire, cambio ofensivo, pero que le dio un efecto contrario. Los japoneses comenzaron a sentirse más seguros y a contraatacar, lastima que no tengan pegada.

Cuando todo parecía indicar que los australianos se acercaban a su primera derrota, apareció Cahill, el jugador al que Hiddink no quiso darle la titularidad. Primero con un lío en el área pequeña que resolvió con un cañonazo. Más tarde y a falta de 1 minuto Cahill desde fuera del área remataba a los japoneses con un golazo. Ya en el descuento marcó Aloisi en jugada personal y poner el definitivo 3-1.

Euforia de Australia, histórico día para ellos, en su primer triunfo en un Mundial. Un equipo el australiano que empieza con buen pie y con posibilidades de pasar a octavos y quitarle la segunda plaza a Croacia. A Brasil nadie le discute el primer puesto.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.