La policía registra la federación italiana de fútbol en busca de pruebas de amaños arbitrales

La fiscalía investiga a un ex directivo del Juventus por comprar a los árbitros

La policía italiana ha irrumpido esta mañana por sorpresa en las oficinas de la Federación Italiana de Fútbol (FIGC) y de la Asocación Italiana de Árbitros (AIA) en busca de información acerca del último escándalo que salpica a varios clubes de fútbol: el posible amaño de partidos y de árbitros en el Calcio durante los últimos años de competición. Los agentes han rechazado hacer declaraciones a su salida de ambas instituciones.

Más información
Colapso en el fútbol italiano
El Juventus conquista su 29º título liguero ante el Reggina

Los fiscales de Nápoles y Roma investigan al director general del Juventus, Luciano Moggi, por corrupción, manipulación de competiciones deportivas y asociación mafiosa. Moggi, que ha dimitido de su cargo junto al resto de la directiva turinesa, está acusado de utilizar General Athletics (Gea), una gigantesca sociedad formalmente dirigida por su hijo y dedicada a la representación de futbolistas y entrenadores, para "comprar" voluntades arbitrales y manipular la competición italiana.

Las grabaciones de las llamadas telefónicas de Moggi, que la policía hizo en la temporada 2004-05, son escalofriantes. De algunas de las grabaciones, en poder de los fiscales napolitanos, se desprende que Moggi presionó repetidamente a Marcello Lippi, seleccionador y ex técnico del Juventus, para que convocara a futbolistas de Gea.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS