Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ATLETISMO | Campeonatos del Mundo de Helsinki

Bekele mantiene su reinado en los 10.000

El español Juan Carlos de la Ossa acabó en décima posición y fue el primer atleta de raza blanca

Kenenisa Bekele revalidó con un tiempo de 27:08.33 su corona mundial de 10.000 metros y junto con Sileshi Sihine (27:08.87) dio a Etiopía el doblete en los Mundiales de Helsinki al cabo de una carrera que tuvo a nueve corredores juntos al entrar en la última vuelta.

El keniano Moses Mosop, con una marca de 27:08.96, subió al podio como tercero, mientras que el español Juan Carlos de la Ossa, décimo con 27:33.42, fue el primer atleta de raza blanca.

Bekele, rey indiscutible del fondo universal desde el declive de su maestro, Haile Gebreselassie, sólo atacó a fondo a 200 metros de la meta, porque a diferencia de la final de París 2003, los etíopes no pudieron quedarse solos por delante. Nueve corredores, una cifra insólita por lo abundante, llegaron agrupados a la última vuelta.

Mayoría negra

De los 23 corredores en pista, sólo cuatro no eran de raza negra: dos japoneses, un suizo y un español, Juan Carlos de la Ossa.

Los etíopes, en busca del segundo triplete consecutivo, asumieron el control de la prueba después de cubrirse el tercer kilómetro en 8:23.20. Soleshi Sihine fue el primero en dar la cara. Después, Abebe Dinkesa Negera, que puso al grupo en fila india.

El qatarí (de origen keniano) Nicholas Kemboi aceleró a 11 vueltas del final y redujo el grupo delantero a 12. De la Ossa, único blanco superviviente, cerraba el tren. Cuando Bekele se puso en cabeza, a 9 vueltas, lo hizo ya con efectos demoledores pero aguantaron los kenianos, Kemboi, el ugandés Boniface Kiprop, el marroquí Abderrahim Goumri y el eritreo Zersenay Tadesse.

Las medallas se repartieron en un esprint de 200 metros que premió con la de bronce al atletismo keniano, sometido en los últimos tiempos a la dictadura de los etíopes.

Año difícil para Bekele

La segunda corona mundial de 10.000 metros remata un año difícil para Kenenisa Bekele en el que los éxitos deportivos estuvieron precedidos por una tragedia. El 20 de marzo, Bekele honró la memoria de su novia, Alem Techale, muerta de repente dos meses antes cuando se entrenaba junto a él, con su cuarto doblete consecutivo en los mundiales de cross, que elevó a ocho la cuenta de sus títulos.

Bekele se impuso en el Mundial de cross largo al eritreo Zersenay Tadesse, que se entrena en Madrid a las órdenes de Jerónimo Bravo y que hoy, con su mejor marca personal (27:12.82), terminó sexto.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.