Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | 32ª jornada de Liga

Kameni desquicia a Torres

El portero del Espanyol frena en seco al delantero estrella del Atlético

Kameni, el portero camerunés del Espanyol, se ha convertido hoy en el protagonista del encuentro contra el Atlético de Madrid en el Calderón. Primero ha parado un penalti ejecutado por Fernando Torres y después ha vuelto a frustrar una ocasión clarísima del Niño en un cabezazo a bocajarro que iba a gol seguro. Por lo demás, el Atlético volvió a dar una imagen calamitosa, y no pudo pasar de un empate a cero que lo aleja más aún de jugar el próximo año en Europa.

El Vicente Calderón acogía esta tarde un encuentro vital para las aspiraciones continentales del Atlético de Madrid, que pasaban por no fallar ante un rival que acudió a la cita con tres puntos de ventaja e instalado en posiciones de UEFA. La importancia de los puntos en juego y la correcta colocación defensiva de ambos equipos mermó la creatividad en el ataque de los dos conjuntos, que se intercambiaron la posesión de la pelota y los inofensivos acercamientos sobre el área rival durante los primeros minutos.

Conforme avanzaba el primer tramo, el conjunto madrileño asumió el control del balón, pero se perdió en pases imprecisos o acciones intrascendentes en las inmediaciones de la portería defendida por Kameni, como un remate alto de Salva, o un disparo en semifallo de Fernando Torres. Entre las continuas protestas de los jugadores cada vez que pitaba una falta el colegiado Javier Iturralde González, la petición de un penalti a Raúl Tamudo, el lanzamiento de algún objeto a Kameni y la ausencia de ocasiones, salvo un preciso lanzamiento de falta de Antonio López, viajó la primera parte hacia su último cuarto de hora. Fue entonces cuando el Espanyol apareció por el área rival, apoyado en la habilidad de Raúl Tamudo, que se encontró con Leo Franco en un par de disparos, al igual que Jarque, que enganchó un potente tiro que acabó en las manos del guardameta argentino. Poco más ofreció una primera mitad equilibrada.

Torres no puede con Kameni

La segunda parte mostró un Atlético más ambicioso, que siempre mantuvo la posesión en su poder, pero que sólo en contadas ocasiones encontró la dirección correcta de sus envíos, ante un Espanyol que, cómodo con el empate, optó por el contragolpe como única arma ofensiva.

El equipo blanquiazul sólo apareció de esa forma por el área del argentino Leo Franco, pero todos los intentos de Tamudo chocaron con la velocidad del defensa colombiano Luis Amaranto Perea, un seguro en el uno contra uno durante todo el duelo. El Atlético, en cambio, comenzó a creer en la victoria. Dirigido por el talento de Fernando Torres, que apareció más en la segunda mitad, el conjunto rojiblanco movió la pelota con más rapidez y entró por las bandas para servir un puñado de centros que casi nunca hallaron rematador en el área. Uno de esos envíos ofreció al equipo madrileño una oportunidad inmejorable para adelantarse en el marcador, tras una mano de Soldevilla dentro del área. El consiguiente penalti, lanzado por Fernando Torres, acabó en las manos del portero Carlos Kameni con menos de media hora para el final del choque.

La ocasión perdida, sin embargo, no frenó el ánimo del Atlético, que se lanzó sobre el área visitante, pero que sólo dispuso de una ocasión más para haber logrado la victoria, en un cabezazo de Fernando Torres que salvó Carlos Kameni con una nueva parada repleta de reflejos (0-0).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.