Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Atenas 2004 | TENIS

Conchita Martínez y Virginia Ruano, plata al perder la final de dobles de tenis

La tenistas españolas, plata al caer en la final de dobles ante las chinas en dos sets

La pareja de tenistas españolas Conchita Martínez y Virginia Ruano ha caído derrotada con contundencia en la final de dobles de los Juegos Olímpicos de Atenas, ante las chinas Ting Li y Tian Tian Sun y en sólo dos sets: 3-6 y 3-6. Vuela así la primera medalla de oro para España, que suma ya seis platas y un bronce.

Hubiera sido ésta además la primera medalla de oro del tenis español en unos Juegos Olímpicos —este deporte fue incluido en la competición en Seul 88, tras ser olímpico entre 1898 y 1924—, después de cinco platas y tres bronces. Martínez es la responsable de tres de estos metales: fue subcampeona en Barcelona 92 y tercera en Atlanta 96, siempre en dobles y con Arantxa Sánchez Vicario como pareja.

"¿Presión?"

"¿Presión? Nunca la tuvimos. Salíamos a jugar al tenis y ya está. La presión venía desde fuera, donde se estaba todo el rato: 'medalla, medalla, medalla'. Pues bien, ya la tenemos". Así se despachaba ayer para el diario As Conchita Martínez, que apostaba por lograr hoy el oro —"pero sin presión"— ante las chinas, una pareja "muy peligrosa".

Pero no resultaba fácil, desde luego, derrotar a la pareja china. Ya antes habían demostrado su destreza al derrotar a las estadounidenses Rubin y (Venus) Williams, y a las argentinas Suárez y Tarabini. Sun ocupa la plaza 26ª en la clasificación mundial de la WTA en dobles, y la 110ª en individuales; Li es la 29ª en dobles y la 213ª en individuales. Por su parte, Martínez es 14ª en dobles y 33ª en individuales, y Ruano es 69 en individuales y número uno en dobles.

Solidez china

El partido de hoy ha empezado con dominio de la pareja china, mucho más segura y asentada sobre la pista. Las españolas han tardado unos minutos en cuajar, y para entonces ya habían perdido el servicio (0-2), que han podido recuperar en el siguiente turno. Las chinas han aflojado un poco, pero Martínez y Ruano han seguido a remolque (2-3, 3-4...) hasta el final del primer set, que a la postre han perdido de forma contundente: 3-6, y muy malas vibraciones ante la solidez de la pareja china y la profusión de errores no forzados de las españolas.

El segundo set ha comenzado con un color muy similar. La pareja china controlaba el ritmo del partido, anotaba siempre como una maquinaria infalible y bien engrasada, mientras las españolas, nerviosas, acertaban menos de lo normal y sacaban entonces a relucir una sonrisa más bien nerviosa, de circunstancias. De malas circunstancias. 1-0, 2-0... Para entonces el partido ya estaba perdido en la mente de la pareja española. Los errores en el saque de las chinas ha permitido a Martínez y Ruano empatar a dos... Pero fuera de este aspecto, la Li y Sun lo han hecho casi todo bien, y se han impuesto también en el segundo set por 3-6.