Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | 14ª jornada de Liga

El Atlético sucumbe en Vitoria a dos mordiscos de Ilie

El Alavés, muy superior, se impuso con un gol portentoso del rumano, que permitió además con una asistencia el primer tanto de Rubén Navarro.- El equipo madrileño, muy espeso, desperdició un penalti mal tirado por Fernando Torres

Dos mordiscos venenosos del rumano Adrian Ilie, que durante unos minutos brilló como en sus mejores momentos en el Valencia hace unas temporadas, bastaron al Alavés para quitarse de encima a un Atlético de Madrid que alumbró en la primera parte del encuentro una de sus peores actuaciones de los últimos tiempos, e incluso llegó a desperdiciar un penalti.

Así, bajo la mirada del seleccionador Iñaki Saéz, uno de más de los casi 15.000 espectadores que acudieron en esta fría noche a Mendizorroza, el equipo alavés se impuso por dos goles a cero al madrileño y sumó algo de tranquilidad a sus alforjas, saltando de los puestos peligrosos de la clasificación a un terreno más templado.

La cobra Ilie posibilitó con una gran asistencia el primer gol del partido, anotado por Rubén Navarro por toda la escuadra en el minuto 12, y sentencio a la media hora de partido con un espectacular tanto. Enfrente, el Atlético mostró su peor fachada, lento en defensa e inoperante en ataque, con un Fernando Torres que no vivió desde luego su mejor día.

Un penalti desperdiciado por Torres

Con el marcador a favor, el Alavés dio un paso atrás, se replegó con mucho orden, cedió la posesión de balón a su rival y se aprestó a dar una nueva estocada con fugaces contragolpes. En uno de ellos, Iván Alonso se topó con el poste tras un quiebro al meta Esteban.

El equipo vitoriano perdió brillantez y presencia en ataque acambio de salvaguardar su botín. El Atlético por el contrario intensificó su asedio y, mediada la segunda mitad, empezó a pisar con mucho peligro el área local.

Pero un pletórico Dutruel sepultó toda esperanza del cuadro madrileño. En una doble intervención prodigiosa, el portero francés detuvo un penalti a Fernando Torres y, a renglón seguido, otro envenenado remate de Javi Moreno, sellando la justa derrota de un Atlético de Madrid sin acierto y que reaccionó demasiado tarde.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.