Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La familia

'Bad Blood', que sigue la historia de la mafia de Montreal, está realizada desde la ortodoxia narrativa

'Bad Blood'.
'Bad Blood'.

Pocas instituciones reivindican más el concepto de "familia" que la Mafia y los partidos de derechas. Bad Blood, la serie canadiense que se realizó en 2017, y que desde finales del pasado año exhibe Netflix en su catálogo, relata la dramática historia real de la familia Rizzuto, dueños y señores del crimen organizado de Montreal. Tres generaciones con distintas formas de entender el negocio y el denominador común de la codicia y la crueldad. Desde un jubilado patriarca que encuentra en el cultivo de los tomates su tardía vocación, a un hijo con un concepto más actual en el que la unión de las bandas y la consolidación de la corrupción política serán sus mayores logros, hasta llegar a un impulsivo nieto en el que sus excesos serán el principio del fin de la dinastía.

La serie está realizada desde la ortodoxia narrativa. Es un estilo sobrio y eficaz que recuerda a la edad dorada del cine negro, desde el Huston de El Halcón Maltés o el Hawks de Tener o no tener, al Jack Smith de Harper, investigador privado o al Donald Siegel de Código del hampa, por citar algunos ejemplos y sin mencionar conscientemente, y por respeto, a El Padrino.

Un planteamiento clásico exige un reparto solvente y en esto la serie es impecable: Anthony LaPaglia, Paul Sorvino, Kim Coates o Enrico Colantoni, habituales en la televisión, son la columna vertebral de sus seis capítulos. La primera temporada fue calificada en su día de docudrama pues sigue, al parecer con rigor, las vicisitudes de los Rizzuto. Ya se anuncia una segunda temporada en la que la ficción será la reina de la casa. Quedamos a la espera.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción