Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LO MEJOR DE 2018 / TEATRO

El auge del género documental

Los espectáculos que reconstruyen historias sacadas de la realidad o que tratan problemas sociales se consolidan como tendencia

Imagen de 'Macho man', de Àlex Rigola.
Imagen de 'Macho man', de Àlex Rigola.

El teatro documental, también llamado periodístico o verbatim (en inglés, “al pie de la letra”) empezó a arraigar en España hace unos años, impulsado sobre todo por la crisis económica, hasta convertirse esta temporada en el formato de moda: puede decirse que 2018 fue el año en que el género dio el gran salto desde las salas alternativas para instalarse en los escenarios institucionales.

Prueba clara de esta tendencia es que los directores de más fama y reputación en este momento están apostando por el género (Miguel del Arco, Àlex Rigola, Andrés Lima, Sergio Peris-Mencheta), sumándose a otros que lo practican desde hace tiempo (Alberto San Juan, Jordi Casanovas, Jorge-Yamam Serrano, Lucía Miranda, Simona Levi).

Pero si a los pioneros les movió sobre todo la política y la corrupción (recuerden montajes como Ruz-Bárcenas, El Rey, Hazte banquero o Camargate), los temas ahora son más variados: violencia machista, la historia de la clase obrera, el procés, la gentrificación, los refugiados, la precariedad laboral. Y no solo eso: al no surgir estos trabajos de un texto teatral convencional sino de un proceso de investigación documental (sumarios judiciales, biografías, prensa...), el punto de partida de los creadores es mucho más libre, lo que suele derivar en espectáculos más híbridos en las formas y los lenguajes. Ejemplo de esto es Macho man, el último trabajo de Àlex Rigola, que podrá verse en los Teatros del Canal de Madrid en febrero tras su estreno el mes pasado en el festival Temporada Alta de Girona. Tras reunir testimonios de mujeres maltratadas, el director pensó que la mejor manera de hacerlos llegar a un público que cada día escucha y lee en la prensa tragedias parecidas no era reproduciéndolas en un escenario, sino obligando a cada espectador a enfrentarse cara a cara con ellas en una instalación en la que no puede permanecer pasivo: incluso en un momento debe participar en un vis a vis para retratarse.

El auge del género se vive también en otros países y recientemente se han podido ver en España trabajos de creadores que son referencia mundial: Lola Arias, Rimini Protokoll y Milo Rau.