Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Invisibles

Por más que busquemos en el pozo sin fondo de contenidos televisivos, apenas encontraremos series con protagonistas lesbianas

Las protagonistas de 'The L Word'.
Las protagonistas de 'The L Word'.

Una mujer lesbiana o bisexual en una serie estadounidense es sinónimo de personaje muerto en un 25% de los casos. Hasta los secundarios de Juego de tronos tienen más posibilidades de sobrevivir. GLAAD, la asociación estadounidense en favor de los derechos LGTB+, lleva años advirtiéndolo en sus informes anuales.

La comunidad acaba de vivir dos hitos en la pantalla, pero ninguno tiene que ver con las lesbianas. Las plataformas de streaming se han peleado en los últimos meses por los derechos de emisión de Con amor, Simón. Su mayor virtud es resultar una película mediocre. Una comedia romántica diseñada para atrapar a espectadores adolescentes, con resortes narrativos propios de los clásicos del género dirigidos por John Hughes. La chica de rosa que sopla 16 velas se ha convertido esta vez en un chico gay. Nada menos que tres décadas después. Lo de Pose, que emite HBO España, era más impensable. Sus actrices principales son casi todas transexuales.

Pero, por más que busquemos en el pozo sin fondo de contenidos televisivos, apenas encontraremos series con protagonistas lesbianas. Las pocas que no son invisibles están en la cárcel, como en Orange Is the New Black o en su imitación española Vis a vis, o viven sumidas en histeria, drama y demás bollotópicos, como en American Horror Story: Cult.

Solo el posible regreso de un clásico como The L Word o el de la Irene Larra de El Ministerio del Tiempo pueden romper la tendencia. Aunque no será por falta de referentes. Tras las protestas de Stonewall que inspiraron la marcha del Orgullo se encontraba Stormé DeLarverie y al lado del activista Harvey Milk estuvo su directora de campaña, Anne Kronenberg. El movimiento queercore que transitaba los locales punk del mismo Nueva York ochentero en el que se ambienta Pose estaba lleno de lesbianas. Nadie cuenta sus historias.

Es algo que pasa en la televisión más que en ningún otro sitio: si no consumes, no existes. O mueres.

Estrenos de la semana Consulta el calendario completo
28lunes
29martes
1994
Movistar +
Temporada 3
30miércoles
31jueves
1viernes
See
See
Apple TV+
Estreno
2sábado
3domingo

Sobre la firma

Héctor Llanos Martínez

Redactor especializado en nuevas narrativas audiovisuales (streaming, pódcast, redes sociales) y en el género documental, con varios años como autor del blog 'Doc&Roll'. Formado en Agencia Efe y elmundo.es, antes de llegar a Verne y la sección de Madrid de El País, escribió desde Berlín para BBC, Deutsche Welle, Cineuropa, Esquire o Yorokobu.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción