Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
discos

Diario de viaje

'Hotel Record', segundo disco de Oren Ambarchi y crys cole, es uno de esos raros casos en los que la música experimental posee calado emocional

Diario de viaje

Hotel Record es el segundo trabajo discográfico de la pareja (artística y sentimental) formada por el músico experimental australiano Oren Ambarchi y la artista sonora canadiense crys cole. La obra funciona como una especie de diario de viaje del dúo, puesto que las cuatro composiciones que la integran han sido grabadas en distintas localizaciones (Australia, Tailandia, Suecia, EE UU) durante los últimos años.

‘Call Myself’ abre el disco construyendo una sencilla estructura mediante notas de gran extensión temporal entre un sintetizador, una guitarra eléctrica y la voz de cole. Pocas variaciones tonales, interacción en capas de los dos instrumentos, la repetición de una simple melodía como razón central y la voz de cole ejerciendo de misterioso (no llega a articular palabra) contrapunto orgánico rubrican una pieza de extraña y desnuda belleza. El trabajo prosigue con ‘Francis Debacle (Uno)’, la grabación hiperamplificada y tratada electrónicamente con gran sobriedad de una partida de cartas entre la pareja. Estructuralmente se vuelve a articular alrededor de la repetición hasta el infinito de un motivo central (que podría ser un bramido animal si no supiéramos que se trata de una partida de cartas), al que acompañan en esta ocasión sonidos aleatorios y no identificables de la habitación en la que sucede la partida y un exterior lluvioso; extraña y viciada intimidad. ‘Burrata’ es una evocadora miniatura de sintetizadores y guitarra a medio camino entre el pop psicodélico y la electrónica experimental de carácter amable. El disco se cierra con ‘Pad Phet Gob’, una larga composición alrededor de field recordings (insectos, aves, animales acuáticos, ambientes callejeros) grabados en Tailandia y procesados con extraordinaria sutileza, de menos a más, para acabar fundidos con una fina capa de sintetizadores y la voz —tratada, central, inquietante, informe— de cole.

Ambarchi y cole consiguen algo en este trabajo al alcance de muy pocos: estamos ante uno de esos extraños casos en los que la música más abstracta y experimental posee también un profundo calado emocional.