Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Juego de tronos’: Casi llega el invierno

En el inicio de la séptima temporada de la serie el embudo se estrecha, los personajes se juntan y las tramas secundarias menguan

Tráiler de la séptima temporada de 'Juego de tronos'.

Cersei Lannister, copa de vino en mano por supuesto, observa cómo pintan un mapa de Poniente en el suelo de un patio de Desembarco del Rey. Lo ha pedido ella, para ver sus Siete Reinos juntos. Siete reinos que todavía no le pertenecen, como mucho tres, le matiza su desencantado hermano Jaime. Cersei enumera todos los flancos, coloca las piezas de una guerra por el Trono de Hierro que, aunque ella parece no saberlo, cada vez es menos importante, porque sí, el invierno ya está aquí. O casi. Esta colocación de fichas en el tablero de los primeros capítulos de cada temporada de Juego de tronos es ya un clásico de la serie. Episodios en los que no parece pasar mucho pero que recolocan a los personajes en sus nuevos puntos de partida y abre nuevos caminos. En general son capítulos tirando a aburridos. Bueno, más que aburridos, a que se esperaba mucho más después de casi un año de espera. Pero en esta ocasión sí que va un poco más allá.

El mapa pintado en un patio de Desembarco del Rey.
El mapa pintado en un patio de Desembarco del Rey.

Este inicio de la séptima y penúltima temporada, aunque hay recolocación, tiene un par de momentos impactantes que ocurren justo donde terminó la sexta, sin tiempo para coger aire. Uno de esos momentos tiene a uno de los personajes principales en modo asesino. De masas, casi. Quizá incluso un poco exagerado. Ha llegado un punto en que ya hay que aceptar todo lo que pasa, por muy fantástico que pueda parecer, para seguir con la historia. Otro, y no estamos desvelando nada a quien no haya visto todavía el capítulo, con la llegada de Daenerys y sus dragones a Poniente. ¡Por fin! ¡Qué camino tan largo y pesado en entregas anteriores hasta llegar a este momento!

El embudo se va estrechando, los personajes se van juntando y las tramas secundarias menguando. El invierno ha llegado. O casi, porque los caminantes blancos siguen avanzando sin llegar nunca al Muro y siempre parecen estar a las puertas, pero no. Ah, sí, ahí llegan... ah, no. El tiempo con esta amenaza del norte pasa diferente del de otros personajes que a lo largo de la serie parecen teletransportarse de un lugar a otro. Como ejemplo, la reaparición al final de este episodio de un personaje secundario al que vimos por última vez en la otra punta del hemisferio en la sexta temporada. Es otra de esas cosas que hay que perdonar para permitir que la acción avance.

Juego de tronos se ha convertido en la serie más importante de la última década. La mejor en cuanto a espectáculo, a gran superproducción, a poder comentarla con los amigos, en el trabajo, en las redes sociales. Su llegada cada año es esperada con muchas expectativas. Y no suele decepcionar. Los defraudados se quedaron hace tiempo por el camino. Para todos aquellos que la vean por ser entretenida, por amar a sus personajes, por dejarse llevar con sus aventuras, el inicio de esta séptima entrega es perfecto. Lo mejor de lo que está por venir es que ya no hay ni una mínima referencia a los libros de George R. R. Martin. ¿Querrá alguien leerlos cuando por fin se publiquen los dos últimos tomos de la saga después de ver la serie completa?

‘Juego de tronos’: Casi llega el invierno

Dos reinas enfrentadas

La lucha por el trono cada vez es menos importante. La serie va encaminada al tradicional enfrentamiento del bien contra el mal a través de la guerra entre la luz  y la oscuridad, del invierno y el frío de la muerte contra el calor humano. Lo que no quita que por el camino vayamos a ver un gran enfrentamiento entre dos reinas, Daenerys y Cersei, con los Stark de por medio.

Este primer episodio ha dejado también otros detalles interesantes, como ver cómo Arya puede ser a la vez una implacable asesina, con esos homenajes demasiado fantásticos a los malvados de Scooby Doo y sus máscaras, o una ingenua niña que viaja sola a caballo y es acogida por un grupo de soldados Lannister en medio de la noche (con cameo musical de Ed Sheeran de por medio). Una de las escenas más agradables de todas las temporadas, un homenaje a todos esos miles de soldados que no paran de morir en cada batalla. Son soldados normales, compartiendo el calor de una hoguera, sin crueles intenciones, con vidas propias. Otro gran momento es el de la confirmación de que el Perro tiene corazón y honor. Arya y el mercenario al final no son tan distintos... Y ver a un Jon Nieve que por fin toma decisiones, y que incluso parecen las correctas.

Pero el gran deseo es que al final Cersei tenga que unirse al resto para luchar contra los caminantes blancos. Ya hemos visto demasiados personajes importantes muertos por el camino, no habría ninguna sorpresa en que la reina Lannister muriera. Además, ¿quién no querría ver a Jon, Daenerys, Tyrion, Cersei, Sansa, Arya y Jaime juntos en la misma imagen, en fila, quizá sobre el muro de hielo, esperando la llegada del Rey de la Noche...?

Avance del segundo episodio de la séptima temporada de 'Juego de tronos'.

Avance del segundo episodio de la séptima temporada de 'Juego de tronos'.

 * Juego de tronos se ve en España en Movistar + y en HBO.

Más información