Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chuck Lorre: “La gente necesita desesperadamente reírse”

El creador de 'The Big Bang Theory' tiene otras dos series en cartera

Chuck Lorre.
Chuck Lorre.

Es el hombre detrás de dos de los grandes éxitos de la comedia televisiva de los últimos tiempos: The Big Bang Theory y Dos hombres y medio. El nombre de Chuck Lorre (Nueva York, 1952) está vinculado al humor desde hace treinta años. Su fortuna está valorada en más de 600 millones de dólares (507 millones de euros). Recibe a EL PAÍS en un hotel de Londres. Habla con calma, pensando las palabras, serio pero intercalando alguna carcajada. En breve, cuatro series en antena tendrán su firma: Mom, The Big Bang Theory (ambas en TNT), El joven Sheldon (precuela de Big Bang centrada en el personaje de Jim Parsons que Movistar Series estrenará el 26 de septiembre) y Descolocados (el 25 de agosto en Netflix).

Pregunta. ¿Cuál es el secreto para crear una comedia de éxito?

Respuesta. ¿Quieres el secreto? ¿Va a quedar entre tú y yo? [ríe] Creo que lo principal es preocuparse por los personajes. No están ahí solo para hacer chistes. Los chistes son importantes, pero no son la razón por la que existen los personajes, existen porque hay algo más importante en ellos. Cuando escribes un personaje tienes que preocuparte por él y cuidarlo, y esperas que la audiencia también se preocupe por él.

P. ¿Por qué The Big Bang Theory ha sido tan exitosa?

R. La audiencia ha llegado a preocuparse por los personajes, por sus relaciones, quieren que sean felices. Cuando veo la serie me siento relacionado con los personajes. Y cuando veo Seinfeld o Cheers o Friends, series que me encantan, las veo porque hay algo en los personajes a lo que me siento conectado emocionalmente. En las comedias yo no recuerdo el argumento, recuerdo los personajes.

Chuck Lorre: “La gente necesita desesperadamente reírse”

P. Este año Roseanne (1988-1997), en la que usted participó como guionista, vuelve a la televisión. ¿Cómo ha cambiado la comedia en televisión desde entonces?

R. Aprendí un montón en Roseanne, estuve allí entre 1990 y 1992, hace ya 27 años, madre mía... En cierta forma la gran lección de Roseanne fue que hay que asegurarse de que la comedia venga de la vida real, no de situaciones inventadas y tontas. Mantenlo atado a la vida real: no tener dinero para cuidar de tu familia, problemas reales para criar a tus hijos... Fue una enseñanza de lo que era posible en la comedia, que podía ser sobre la vida real y ser realmente divertida.

P. En Mom, con personajes con problemas con el alcohol y las drogas, ocurre lo mismo.

R. Exacto.

Imagen de la serie 'Mom'.
Imagen de la serie 'Mom'.

P. Sus series se pueden ver como la confirmación de que la sitcom tradicional no está muerta. ¿Cómo ha hecho para actualizar el género?

R. Nunca he pensado en actualizar nada. Si te preocupas por los personajes, volviendo a lo que decía antes, si son específicos y únicos y sus relaciones entre ellos interesantes... Hasta cierto punto, Disjointed [Descolocados en su traducción española] sí actualiza un montón el formato tradicional de la sitcom. Pero al final es sobre un grupo de gente que trabaja junta y cuidan los unos de los otros. Todas las comedias de situación son series sobre familias, incluso aunque no tengan vínculos de sangre. Gente que trabaja en una oficina y son como una familia, y tienes The Office. Son como una familia, comen juntos, trabajan juntos, a veces duermen juntos, cuidan los unos de los otros, pelean, ríen juntos. No creo que haya nada que necesite ser actualizado porque esos son los fundamentos de una buena comedia. Cheers es una familia. Los personajes de Seinfeld son como una familia, están constantemente juntos y haciéndose felices y miserables, como una familia.

P. ¿La llegada de Trump a la presidencia ha hecho más fácil o más complicado hacer comedia en Estados Unidos?

R. La gente necesita desesperadamente reírse. Son tiempos oscuros y sirve como alivio.

P. Eso explica el éxito de Saturday Night Live la pasada temporada.

R. Exacto, tiene un papel fundamental. Melissa McCarthy por ejemplo es realmente divertida como Sean Spicer [secretario de prensa de la Casa Blanca en el momento de hacer esta entrevista, dimitió poco después]. En cierta forma, es sanador reírse de la situación, tiene un efecto curativo, porque es un momento muy complicado.

P. ¿Por qué eligió la comedia para contar sus historias en lugar del drama?

R. Mmmmm, creo que es algo que siempre me ha fascinado. Cuando era pequeño siempre estaba viendo comedia. Abbott y Costello, Los Tres Chiflados, Laurel y Hardy, Mel Brooks, Woody Allen, Jerry Lewis... Y me encanta cuando encuentro comedia en la música, amo la música que cuenta historias y que lo hace desde un punto de vista cómico. Los Beatles, por ejemplo, tenían muchas veces un acercamiento a la música desde el humor muy interesante.

P. ¿Qué tipo de series le gusta ver como espectador?

R. Casi siempre, dramas. House of Cards, Juego de tronos, Homeland, Fargo, Narcos... hay maravillosos dramas ahora mismo.

P. Es curioso, ve más drama que comedia.

R. Sí, es verdad. Cuando llego a casa me apetece más ver un drama que una comedia. Es como leer un buen libro.

P. ¿Se imagina a usted mismo haciendo un drama?

R. No, seguro que no me dejan hacer un drama [ríe]. Si fuera a la cadena y dijera que quiero hacer un drama, cuando pararan de reírse de mí me dirían que no. O dirían que sí con la esperanza de que cambiara de idea. Creo que hago lo que esperan de mí.

Más información