Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
tribuna libre

La historia en aforismos

Con demasiada frecuencia la historia es más para explicar el futuro que para comprender el pasado

'La rendición de Breda', de Velázquez, narra un suceso histórico.
'La rendición de Breda', de Velázquez, narra un suceso histórico.

La historia es irreversible. Está plagada de bifurcaciones. Desmond Morris cuenta un buen ejemplo. Cuando la sabana avanzó y el bosque retrocedió, ciertos primates se encontraron ante un dilema: ¿bajamos o nos quedamos en los árboles? Poner pie a tierra significa competir con los grandes carnívoros, como los leones, o con los grandes herbívoros, como los rinocerontes. Los árboles en cambio son más seguros y tienen alimento fácilmente accesible. Nosotros, los Homo sapiens descendemos de los que apostaron por la sabana. Los que decidieron quedarse en los árboles aún están en los árboles. Una bifurcación marca un punto de no retorno. La agricultura, por ejemplo, quizá fuera un error, como afirma Yuval Harari, pero ya no se puede volver atrás. Sin embargo, entre bifurcación y bifurcación todo parece más estable. Los hechos históricos ocurren, se olvidan, se repiten, se conocen, se reconocen… La historia debería ser objetiva para que el observador y lo observado no contaminen el proceso mismo de la observación; debería ser inteligible para que nos pueda servir a la hora de elegir el futuro; y debería ser dialéctica para que las contradicciones nos alerten de comprensiones fallidas. La historia debería ser todo eso para ser una disciplina científica. ¿Lo es?

1. La historia de la humanidad es la historia de unos pocos intentando vivir a costa de unos muchos.

La historia es la más literaria de las disciplinas científicas y los aforismos el más científico de los géneros literarios

2. Con demasiada frecuencia la historia es más para explicar el futuro que para comprender el pasado.

3. La historia tiende a emular la historia y a disimular la sangre que chorrea bajo las banderas.

4. Cuando el sol agote su combustible no quedará ni la historia.

5. El conocimiento de la historia da un paso de gigante cada vez que el yo o el nosotros se desplaza un milímetro del centro del escenario.

6. Muchos museos de historia empiezan con la llegada a la región del primer grupo de homínidos y terminan con los últimos humanos que han pagado el museo.

7. La historia es la más literaria de las disciplinas científicas y los aforismos el más científico de los géneros literarios.

8. Se puede cambiar el sentido de la historia sin decir una sola mentira; nótese por ejemplo que la única víctima inocente de la historia de la Caperucita Roja es el lobo feroz.

9. Las disciplinas científicas pueden ser de dos clases: las que pretenden reconstruir la historia, como la geología, la evolución, la arqueología, la paleoantropología, la cosmología…, y las que pretenden anticipar el futuro, como la física, la química, la ingeniería, la cosmología…

10. La mentira se inventó por el primero que quiso mejorar la historia.

11. Para decir que el futuro ha cambiado siempre hay que invertir mucho talento y poder de seducción, para decir que ha cambiado la historia a veces basta con decirlo.

12. Una persona es joven mientras su historia pese menos que su futuro.

13. Cuando la historia estimula al futuro se llama experiencia, cuando lo frena se llama tradición.

Cuando la historia estimula al futuro se llama experiencia, cuando lo frena se llama tradición

14. Muchos ciudadanos no salen de viaje sin incluir la piedra de tropezar dos veces en su equipaje.

15. Las leyes de la moral se cambian más fácilmente que las historias de la historia, por eso los 10 mandamientos son leyes protegidas con un fino revestimiento de historia.

16. Un naufragio es una tragedia humana, pero un regalo impagable para la reconstrucción de la historia.

17. La historia es una ficción de la realidad, como cualquier ciencia.

18. La grandeza del lenguaje humano es que con él se pueden explicar historias, o sea, se pueden compartir vivencias con quienes no las han vivido.

19. El prehistoriador es al historiador lo que un veterinario a un médico: no cuenta con declaraciones directas de sus pacientes, solo con una interpretación indirecta de sus males.

20. Las historias de la historia se amalgaman con pasta de ideología.

21. La historia se repite, pero, curiosamente, la historia no anticipa la historia.