Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ganadores y perdedores del verano televisivo

Un repaso a los éxitos y fracasos más sonados de la temporada estival

El verano, al menos televisivamente hablando, tiene los días contados. En las próximas semanas, el erial que ha sido la parrilla en las últimas semanas irá reviviendo con los estrenos de las apuestas de las cadenas para el otoño y los regresos de programas que durante el verano han tirado de reposiciones. Antes, echamos la vista atrás para repasar lo que ha dado de sí la temporada estival en lo que se refiere a la pequeña pantalla. Son semanas en las que el consumo televisivo desciende. Pero precisamente eso da la oportunidad de destacar y de probar apuestas que en otro momento sería arriesgado sacar a la luz. Repasamos los ganadores y perdedores del verano televisivo de 2016.

Ganadores:

- Las Campos. Solo dos entregas han bastado para que Telecinco lo califique como la revelación del verano. El programa protagonizado por María Teresa y Terelu Campos ha logrado llamar la atención de los espectadores con un docurreality precedido y seguido de debates y que, de paso, generó conversaciones y polémicas varias en otros programas de la cadena. El tirón de las presentadoras y la posibilidad de verlas en situaciones de su día a día fuera de un plató alimentó una curiosidad que congregó ante el televisor a 2.361.000 y 2.243.000 espectadores, respectivamente, durante la emisión de las dos partes del docurreality.

Ganadores y perdedores del verano televisivo

- First Dates. Aunque se estrenó meses antes de que arrancara el verano, las reposiciones de El hormiguero y El intermedio le han sentado muy bien al programa de Cuatro, que en varias ocasiones ha superado su propio récord de audiencia hasta llegar a los 1.563.000 espectadores (12,4% de cuota de pantalla) el miércoles 24 de agosto, su cifra más alta hasta el momento. El programa de citas a ciegas presentado por Carlos Sobera es líder de su franja. Habrá que ver cómo aguanta el tirón con el regreso de sus rivales tras las vacaciones de verano.

- Netflix. En el campo de las series, la plataforma online ha sido la clara vencedora. Con la nostalgia ochentera por bandera y una historia entretenida y veraniega, Stranger Things ha dominado la conversación seriéfila. Aunque Netflix no facilita datos de audiencia, las mediciones de la compañía Symphony Advanced Media sitúan a Stranger Things como la tercera serie más vista de la plataforma, solo por detrás de Madres forzosas y la cuarta temporada de Orange Is the New Black. Los meses de julio y agosto también han visto la luz la tercera entrega de BoJack Horseman, con aplauso de los críticos, y los primeros seis capítulos de The Get Down, creada por el cineasta Baz Luhrmann. En cuestión de series, Netflix prácticamente no ha tenido rival.

- Juegos Olímpicos. Las retransmisiones de los Juegos de Río han tenido su cara y su cruz. Por un lado, ha dado buenos resultados de audiencia a TVE, que dedicó 621 horas de su programación al deporte entre los días 5 y 21 de agosto. Lo más visto fue la semifinal de baloncesto masculino entre España y Estados Unidos (2.914.000 espectadores, 31,1%), seguido por la final de bádminton en la que Carolina Marín consiguió el oro (2.466.000 y 22,6%). Además, Teledeporte batió su récord de audiencia con la semifinal de tenis entre Nadal y Del Potro (2.255.000 y 24,9%). Sin embargo, la retransmisión llevada a cabo por la pública también recibió críticas por las emisiones en diferido de algunas competiciones, cortes en ciertas pruebas para pasar a otras o la falta de información sobre lo que se podía seguir en cada canal.

Ganadores y perdedores del verano televisivo

Perdedores:

- Quiero ser. Sara Carbonero regresaba a la Telecinco con un programa que nada tenía que ver con el deporte: un concurso en el que varios concursantes tratan de convertirse en influencer de moda. Sin embargo, dos días después de que se estrenara el 19 de agosto, Mediaset decidía quitar el espacio de la franja de máxima audiencia de Telecinco para pasar a emitirlo en Divinity por las bajas audiencias cosechadas.

- Hable con ellas. Telecinco decidió apostar por la resurrección de este formato conducido por mujeres de cara al verano. Para ello, Sandra Barneda repetía al frente del grupo de presentadoras, al que también volvía Rocío Carrasco. A ellas se unieron Mónica Martínez, Soledad León de Salazar (interpretada por el actor Josep Ferré) y Alba Carrillo, que llegaba al programa convertida en foco de la crónica social. Sin embargo, el paso del late night al horario de máxima audiencia no le sentó bien al formato, que en esta tercera temporada no ha llegado a cuajar en cuanto a audiencias y se ha tenido que conformar con un máximo de 1.156.000 (13,5%), logrado el lunes 22 de agosto.

- Series extranjeras en abierto. Año tras año, las cadenas generalistas en abierto guardan para el verano títulos de ficción televisiva por capítulos. Este año ha sido el turno de series como Lucifer, Supergirl, Blindspot, Quantico o Minority Report. De ellas, la que mejores resultados ha cosechado ha sido la primera, que el lunes 15 de agosto llegaba, con su primer capítulo de los tres emitidos, a 1.445.000 espectadores (11,7%). El resto de ficciones no han corrido la suerte de Lucifer y se han tenido que conformar con datos que en muchas ocasiones no llegaban al millón de espectadores. La emisión de tres o cuatro capítulos seguidos o el tiempo transcurrido desde su estreno en Estados Unidos (algunas llegan ya canceladas) no juegan a su favor.

Más información