Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
POESÍA

La heterodoxia y el canon

El grado de conocimiento que en España existe respecto a la poesía más reciente de América Latina es limitado. Y viceversa

El poeta Julián Herbert.
El poeta Julián Herbert.

Pese a la pertenencia a un mismo universo lingüístico, el grado de conocimiento que en España existe respecto a la poesía más reciente de América Latina es limitado. Y viceversa. A reducir esa distancia pueden contribuir dos antologías de reciente aparición: País imaginario, que fue publicada en Quito, en 2011, por el poeta peruano Maurizio Medo, con una selección de 29 poetas y que hace unos meses apareció en España ampliada hasta 44 autores; y El canon abierto, una antología consultada en la que se integran 40 poetas de ambas orillas del Atlántico.

País imaginario es una selección de voces diversas con un hilo conductor: la ruptura con el canon que el cubano Fernández Retamar vino a definir como “poesía conversacional”. En la introducción se subraya esa quiebra y se sitúa a los antologados en la zona más heterodoxa de la lírica latinoamericana. Se trata de poetas de 10 países (con dominio de Perú, México y Argentina) nacidos entre 1960 y 1979. Junto a voces conocidas en España como Andrés Fischer o Edgardo Dobry, en ella se recogen autores prácticamente desconocidos, aunque han publicado en nuestro país, como el chileno Pedro Montealegre, el dominicano León Félix Batista, el peruano Rafael Espinosa o el argentino Martín Gambarotta, pasando por poetas con una obra consolidada como Sergio Raimondi, Virna Teixeira o Paul Guillén. Son poéticas de la fragmentariedad, que miran a César Vallejo, que conectan con Nicanor Parra y su antipoesía, con la línea menos directa de Raúl Zurita o del uruguayo Eduardo Milán, con el concretismo brasileño y con posiciones ideológico-semióticas de autores como Deleuze, Barthes o Negri vinculadas a aquellas que permitieron, en los noventa, según los prologuistas, “repensar la poesía en términos divergentes frente a la poesía de la experiencia”.

Otro es el resultado de El canon abierto, sustentada en una consulta a cerca de 200 críticos cuya aportación ha consistido en la sugerencia, por parte de cada uno, de cinco autores nacidos después de 1970 complementada con un comentario crítico. El resultado de la “votación” ha sido claro: 40 poetas de ese universo geográfico, con una clara (y lógica) mayoría de los hispanoamericanos. La revisión de nombres y poéticas indica, al contrario de lo que ocurre con País imaginario, el ligero dominio de la estética más directa, heredera de lo que fuera la poesía de la experiencia, aunque hay aperturas a la poesía órfica, un suave surrealismo o la poética del fragmento, además de la reflexión sobre el lenguaje y de la asunción de la crítica como señas de identidad en un mundo globalizado. Que hay una gran distancia entre una y otra antología lo evidencia un dato: si en País imaginario hay algo más de 20 poetas nacidos después de 1970, sólo 4 (los mexicanos Julián Herbert y Luis Felipe Fabre, la peruana Victoria Guerrero y el chileno Hernández Montecinos) están recogidos en El canon abierto. Poetas como Javier Bello, David Cruz, Frank Báez o Carolina Fernández Restrepo muestran, por otro lado, la pluralidad real de la poesía escrita en América, la “apertura del canon”.

No obstante, más allá de esa pluralidad, llama la atención, en el caso de los 13 poetas españoles antologados, la existencia de un nexo común: la práctica totalidad ha obtenido premios promovidos por la editorial que acoge la antología y, a excepción de dos, todos han publicado sus libros más relevantes en ella, lo que indica cierta vertiente promocional que la transparencia del proceso consultivo (ante notario) no parece evitar. A partir de ambas antologías, el lector tendrá un conocimiento más que notable de la poesía reciente en castellano. Y una certeza: se acabó el dominio de una estética: una “polifonía singular”, según Remedios Sánchez, se impone en el siglo XXI.

País imaginario. Poesía en América Latina, 1960-1979. Edición de Maurizio Medo. Selección de Mario Arteca, Benito del Pliego y Maurizio Medo. Amargord. Madrid, 2014. 631 páginas. 20 euros.

El canon abierto. Última poesía en español. Remedios Sánchez García. Selección de Anthony L. Geist. Visor. Madrid, 2015. 498 páginas. 14 euros.

Más información