Dos versiones de una infidelidad

Los actores Dominic West y Ruth Wilson protagonizan la serie ‘The Affair’

“El sexo vende. Eso lo sabemos todos”, recuerda el actor Dominic West como preámbulo de su última serie, The Affair, el drama estadounidense que ha pillado a los telespectadores por sorpresa y que en España se puede ver en Movistar Series. “Y cuando uno se apunta a una serie con este título tan llamativo sabe que habrá sexo y mucho”, añade antes de que su compañera de reparto, la también británica Ruth Wilson, le quite la palabra. “Lo que no sabíamos antes de leer el guion es que hay mucho más, que es una historia sobre la memoria, sobre las diferentes perspectivas, donde puede haber hasta tres visiones de una misma narración”, explica en esta animada conversación con EL PAÍS, antes de que el actor de la serie The Wire retome la charla. “The Affair habla de lo que significa ser padre, de muerte y de duelo, de clases sociales, de la desaparición de la bucólica vida rural”, concluye. La última palabra la tiene la creadora Sarah Treem cuando describe su obra como una historia con muchos niveles “recubiertos de sexo”.

Fue una de las series revelación de la temporada otoñal, un éxito por sorpresa coronado con la victoria como mejor drama y mejor actriz protagonista (Wilson) en los Globos de Oro, superando a contendientes como House of Cards o The Good Wife o las siempre favoritas Claire Danes y Julianna Margulies. “¿Que cómo lo he conseguido? ¿Por vestir de verde?”, bromeó la actriz de 33 años con el galardón en la mano. A pesar de llevar años trabajando en el medio (los seriéfilos la conocen por dar vida a Alice de la serie Luther), sigue siendo casi una total desconocida para el gran público. West, también bromista, lo tomó como la revancha de dos grandes perdedores como ellos tras participar en grandes desastres cinematográficos como El llanero solitario, en el caso de Wilson, o en John Carter, él. Más seria, Tremm dice que el secreto del éxito es que The Affair cuenta una historia “que al público le importa”.

La premisa es simple y el título no miente: habla de un affaire. Pero está contado desde los dos puntos de vista, el de Alison, una camarera en apariencia tímida de una ciudad de veraneantes; y el de Noah, escritor que disfruta del lujo de su familia política en esta localidad costera. “Ambos tienen un buen matrimonio y una buena vida sexual. No existe ninguna razón para este affaire”, rememora el intérprete. Muy al contrario, la tercera versión que ofrece la serie, contada en la actualidad y utilizando como excusa una investigación policial sobre un asesinato, muestra que son muchas las razones para esta relación extramarital. “Pero también queda claro que nadie tiene la culpa. Nadie se porta mal. Son dos personas que se han enamorado”, agrega el actor.

Como señaló Tremm al recoger el Globo de Oro, si algo ha aprendido de la serie “es lo sagrado y esencial que es el matrimonio”. West, casado y con cinco vástagos, también defiende esta institución mientras que Wilson es el polo opuesto, soltera y sin hijos y la voz que recuerda que la humanidad “es en esencia animal” y, por tanto, la monogamia es siempre “un debate interesante”.

Pero lo último que pretende The Affair es dar la monserga con los valores tradicionales cuando en su historia se los salta a la torera. De hecho, con lo duro que es interpretar escenas de sexo en la pantalla “y darle un nuevo giro al revolcón de siempre”, como añade West jocoso, Wilson asegura que mucho más difícil que enseñar carne fue mostrar el dolor de esta pareja. Una cara de su personaje que preparó con la ayuda de su madrina, una mujer que, como su personaje, también perdió a su hijo cuando era joven. “Al contrario de predicar sobre el matrimonio lo que me gustaría es que la gente fuera menos criticona, que siempre parece que tenemos una opinión para todo cuando se trata de la vida de otros”, añade la showrunner.

La próxima temporada de este dramón sexual puede pasar el testigo a otros de sus protagonistas en una serie también interpretada por Maura Tierney y Joshua Jackson. Pero West será el que mantenga el humor en el set, quitándole hierro al hecho de que tanto él como su compañera de reparto se pasen media serie desnudos. De ahí la dedicatoria de Wilson cuando ganó el Globo de Oro por uno “de los papeles más complejos y deprimentes” que ha interpretado nunca: “A Dom, porque tu trasero tiene una gran belleza y no dejes nunca que te digan lo contrario”.

Un final polémico

Sin destripar el final de la primera temporada de la serie, cualquiera que la vea intuye que no será un final feliz. Vaya aquí otra advertencia a sus fans: menos mal que la cadena Showtime —productora de la serie— se comprometió a una segunda temporada antes de acabar con la primera, porque el suspense de su final habría hecho arder las redes. Sarah Tremm asegura que el final lo tenía decidido desde el primer día, incluso antes de saber si The Affair contaría con una segunda temporada. "Sarah siempre apuesta a la carta más alta", asegura Dominic West. El mayor problema con el sorprendente final es que la narrativa de "él dijo", "ella dijo", deja paso a una tercera voz que es lo que dijo la policía, convirtiendo el drama sexual en algo más parecido a "un episodio de Ley y orden",como comentaron algunos espectadores en Internet.

Sin revelar por dónde seguirá la serie, Tremm ha confirmado que en la nueva temporada el pasado dará caza al presente avanzando la trama hacia un futuro que espera sea del agrado de los espectadores.

Mientras, estos están demasiado intrigados buscando claves de la serie en la inquietante canción que Fiona Apple compuso para el arranque. La letra habla de un hombre enterrado bajo una avalancha y el dolor de su viuda, una historia que, pese a ser sugerente, poco tiene que ver con The Affair, ya que la cantante no conocía con anterioridad la trama completa de la serie.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS