Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El lado aventurero de Pedro Sánchez

El alpinista Jesús Calleja estrena la segunda temporada de 'Planeta Calleja', programa que contará con el líder socialista como primer invitado

El lado aventurero de Pedro Sánchez

Es el emblema de la aventura en Cuatro. A los programas Desafío extremo, Desafío con aspirantes y Desafío Everest, Jesús Calleja (León, 1965) añade una segunda temporada de Planeta Calleja, donde comparte su pasión por los deportes de riesgo con seis invitados: el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez; los humoristas y actores Dani Rovira, Eva Hache y Santiago Segura; el cantante David Bisbal y el chef David Muñoz. El domingo (21.30, Cuatro) empezará esta nueva saga con el líder de la oposición -"porque a la gente le interesan los políticos como nunca"-, al que Calleja ha ofrecido escalar Las Placas del Halcón en La Pedriza (Madrid) y hacer rápel en el Parque Eólico de Maranchón (Guadalajara).

Al fondo la vieja Castilla, en el centro de la imagen un molino de viento de 80 metros de altura del que cuelgan, como si fuera de hilos, el secretario general del PSOE y el presentador. "Me siento engañado porque no me habías dicho esto así", avisa Sánchez con una sonrisa cómplice. Calleja persiste, no abandona su objetivo de convencer a cada invitado de que después de realizar la proeza preparada para él se sentirá mucho mejor. "Existen cosas increíbles en el planeta que merece la pena ver, aunque sea incómodo llegar hasta ellas, aunque haya que sufrir y pelear, aunque se llegue hasta la extenuación, aunque se rompan todos los esquemas; cuando lo consigas, vas a volver cambiado, vamos a ser amigos y habré abierto tu mente como nunca antes te habías imaginado", desgrana con pasión.

También estarán en el programa Dani Rovira, , Eva Hache, Santiago Segura y David Bisbal

Es un gurú de la aventura. Tanto es así que dice que ya suma "unas 130 o 140" expediciones al Himalaya. A la pregunta de si lo hace por el mero hecho de sentir la adrenalina o por un espíritu de superación innato, responde rotundo: "No hago las cosas porque necesite la adrenalina o porque no tenga miedo a perder la vida. Lo más maravilloso que tenemos es la vida y yo tengo un miedo que te mueres a perderla. Pongo todas las herramientas a mi disposición para tener la mayor seguridad posible y no morir, precisamente, haciendo lo que más me gusta".

El lado aventurero de Pedro Sánchez

Así "con mucha protección" fue el programa que dedicó en exclusiva a José Luis Rodríguez Zapatero, cuando este empezaba su segundo mandato en 2008. Calleja y el entonces presidente del Gobierno hicieron una ruta a pie por los Picos de Europa. "Todo muy bonito, pero excesivamente protegido", critica el aventurero. Nada tiene que ver, dice, con la aventura a la que ha expuesto a Sánchez. "Con el tiempo me he dado cuenta de que a la gente hay que darle caña y que hay que ser más atrevidos haciendo televisión. Además hemos aprendido mucho sobre el riesgo y tenemos un nivel de seguridad casi impecable para protegerles". Con Pedro Sánchez han ido más allá: "Le hemos puesto el listón muy alto, porque es un político".

Calleja, que invitó a políticos de primera línea del PP y del PSOE y al líder de Podemos, Pablo Iglesias, "en persona", dice que el socialista ha acudido a la cita porque verdaderamente "le gusta" la aventura. Antes de escalar y de hacer rápel volado, Calleja le acompañó a mítines, al Congreso y a actos institucionales: "Le hemos sacado un poco de esa locura que trae de vida", explica el leonés. Según relata, Sánchez tuvo que pensarse "mucho" alguno de los retos, "pero el tío ya no tiene miedo a nadie, ni siquiera a Susana Díaz", ríe.

Ojeando el curriculum de Calleja, podría decirse que su figura se acerca a la de un superhéroe. Es piloto de avionetas, de helicópteros, de motos y de coches; ha escalado tres cumbres de más de 8.000 metros y ha alcanzado las siete cimas más altas del mundo. Pero insiste en restar importancia a sus hazañas. "Si yo soy un jijas, como decimos en León: un tío al que ves y dices 'Si viene el viento, se lo lleva'. Mido 1,70, peso 59 kilos y tengo el aspecto de... un tirillas". No obstante, reconoce el riesgo de realizar hazañas sólo para que los demás las admiren. "Es la vanidad, sencillamente. Creo que yo me di cuenta bastante rápido y reenfoqué mis viajes". Para él, "la aventura es la disculpa para conocer una cultura" y por eso, ha llevado a los otros cinco invitados a lugares recónditos.

El lado aventurero de Pedro Sánchez

El primero en experimentar el afán aventurero de Calleja fue el cómico y actor protagonista de la exitosa comedia española Ocho apellidos vascos, Dani Rovira. El malagueño viajó hasta Tailandia para hacer escalada y rafting. En el adelanto del programa, se le ve clamar: “Me cago en Calleja ahora que no me oye”. A Rovira le siguió Eva Hache. "¿Cómo no te vas a reír con Eva Hache cuando hemos cogido una autocaravana para hacer una gira por toda Alaska, o cuando nos ha pillado un oso en un campamento, o cuando hemos hecho kayak en el mar helado al lado de los icebergs?", pregunta Calleja con emoción.

Indonesia fue el destino elegido para Santiago Segura. Allí actor y presentador han ido hasta el cráter de un volcán en actividad y han dormido al lado de una muerta en su ataúd. “Es un pueblo que para quien la manera de honrarte es dormir al lado de un muerto”, explica Calleja. En Perú, David Muñoz fue una gran sorpresa para el leonés. “Es un tío que tiene una energía salvaje. De la comida no se quejó. Nos cocinaba él. Íbamos a los mercados; revolvía todo lo habido y por haber; se conoce todos los ingredientes; sabe más que la gente local…”. De vuelta al Himalaya, Calleja cuenta que sacaron a David Bisbal “de su burbuja de confort y ahí aparece el otro Bisbal, el chico de Almería, que es un luchador y un currante”. Sea como sea, Calleja acaba abrazado a todos sus invitados al final de la aventura.