Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guía para el otoño seriéfilo (y IV): las novedades con peor aspecto

Última entrega de nuestro repaso a las series que vendrán en el próximo curso

Imagen de la serie 'Bad Judge'.
Imagen de la serie 'Bad Judge'.

Tras repasar los estrenos estadounidenses más prometedores, los regresos más esperados y los dramas británicos que vendrán, vamos con la cruz de la moneda: las series de estreno que peor pinta tienen. Entre tantas novedades en Estados Unidos, siempre hay títulos que, a pesar de contar con la confianza de sus cadenas a priori, al final no cumplen con las expectativas. Algunas no tendrán ni siquiera una temporada completa. Otras serán canceladas al final del curso para dejar espacio a las novedades del año que viene. La paciencia no es algo que suela abundar en el mundo de las series, ni por parte del público ni de las cadenas.

De momento tenemos pocos elementos para hacer un juicio de valor sobre qué series caerán, pero podemos repasar las que suenan peor tomando como referencia nuestras impresiones de los avances que han mostrado y las opiniones de páginas especializadas estadounidenses que ya han podido ver el capítulo piloto de algunas series. Seguro que alguna termina sorprendiendo y no debería estar en esta lista. Ojalá.

- Stalker

Está en todas las quinielas para ser una de las que no pasarán el corte. Su argumento no trae nada nuevo: un thriller psicológico protagonizado por dos detectives, uno de ellos transferido recientemente desde la unidad de homicidios de Nueva York y con un comportamiento más que cuestionable en el pasado. Su jefa es su polo opuesto y, además, lleva a cuestas un trauma por su experiencia como víctima en el pasado. Sus protagonistas son Maggie Q (Nikita) y Dylan McDermott, quien el año pasado no tuvo suerte con Hostages (Rehenes), cancelada tras una sola entrega. ¿Repetirá destino este año o ni eso?

- Bad Judge

Antes de su estreno ya ha perdido a su showrunner (máximo responsable de una serie) algo que no suele ser señal de nada bueno. Y la sinopsis de esta nueva comedia de la cadena estadounidense NBC tampoco deja entrever nada bueno. La jueza Rebecca Wrigh (interpretada por Kate WalshAnatomía de Grey—) tiene un comportamiento poco ortodoxo en el juzgado y le gusta mucho salir de fiesta. Pero su vida cambia cuando un niño de ocho años, a cuyos padres metió ella misma en la cárcel, necesita su ayuda. No se ha librado tampoco de estar en muchas listas estadounidenses en las que se vaticinan las peores novedades de este curso seriéfilo. 

- State of Affairs

En circunstancias parecidas, pero en drama, se encuentra este otro estreno, también de NBC. También con cambio de showrunner antes de su estreno y también en muchas listas negras. Otra ex de Anatomía de Grey, Katherine Heigl, da vida aquí a Charleston Tucker, Charlie, analista de la CIA al frente de un grupo de confianza de la presidenta de Estados Unidos para tratar temas de seguridad nacional. Además, se da la casualidad de que Charlie fue la prometida del hijo de la presidenta antes de que muriera en un atentado terrorista. 

- The McCarthys

Comedia de CBS protagonizada por una ruidosa familia de Boston amante de los deportes. Cuando el padre de la familia, entrenador del equipo de baloncesto del instituto, necesita un asistente, no solicitará ayuda a sus descendientes amantes del deporte, sino a su hijo Ronny, gay y, casualmente, el único del clan al que no se le dan bien los deportes. Sin embargo, en vista del entusiasmo de su padre, decidirá cambiar sus planes de futuro. Por lo que apuntan en Estados Unidos, el desarrollo cuenta con demasiados estereotipos y gritos, además de un tema que no supone tampoco ninguna novedad.

- Manhattan Love Story

También está en todas las quinielas para ser una de las perdedoras de la temporada otoñal. Comedia romántica centrada en las diferencias entre hombres y mujeres. Una pareja neoyorquina empieza a salir junta en esta comedia romántica que reflejará las diferencias entre hombres y mujeres no solo a través de sus comentarios en voz alta, sino que también conoceremos lo que están pensando. Una combinación perfecta para tirar de clichés ya agotados.

- Jane the Virgin

Por último, dos series que cuyo argumento no tienen buena pinta, pero a las que las críticas que llegan del otro lado del Atlántico están dando un voto de confianza. El planteamiento de partida de Jane the Virgin es tan loco que quizá eso termine jugando a su favor. La vida de Jane Villanueva, adicta a las telenovelas, que ve en compañía de su madre y su abuela, cambiará cuando en una visita rutinaria al médico termina inseminada artificialmente por accidente. Además, el esperma pertenece a Rafael, un playboy propietario del hotel donde Jane trabaja y antiguo amor secreto de ella. Algunas páginas estadounidenses la describen como una de las sorpresas de la temporada a pesar del título y de contar con una premisa tan improbable (que, en realidad, es una adaptación de una telenovela venezolana). Veremos.

- Black-ish

Comedia con la que ocurre algo parecido. Anthony Anderson interpreta a un padre de familia numerosa, con gran éxito en el trabajo y una casa en una zona residencial pero preocupado porque sus cuatro hijos estén perdiendo su identidad cultural afroamericana. Para ello evitarlo, contará con la ayuda de su padre (interpretado por Laurence Fishburne). Algunos medios estadounidenses apuntan a ella como la nueva Modern Family y ven potencial en esta historia que, con su argumento no parecía tener mucho interés.