Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Golpe al sector audiovisual

El cierre de Canal 9 deja en el aire a un centenar de productoras

Los protagonistas de la serie 'La alquería blanca'.
Los protagonistas de la serie 'La alquería blanca'. EL PAÍS

El cierre de la televisión pública valenciana será la puntilla a un sector audiovisual fuertemente erosionado en los últimos años. Tras los coletazos de la tormenta perfecta —crisis, impagos, desplome de inversión pública—, la mayoría de las 120 empresas que conforman la menguada industria valenciana (que da empleo a 3.000 personas) podrían verse reducidas a cuatro, según estimaciones del sector.

“Sobrevivirán las firmas más grandes”, advierte el presidente de la Asociación de Productores Audiovisuales (PAV), Ximo Pérez, que augura la extinción del 95% del tejido empresarial en 2014. Esta será, apunta, la segunda gran crisis desde 2008, cuando en esa comunidad operaban 200 firmas entre productoras —microempresas en su mayoría— y estudios de doblaje.

Para PATE (que agrupa compañías de toda de España), el apagón de Canal 9 es “uno de los golpes más duros” que se ha asestado al sector. No solo impacta de manera directa en el corazón de lo audiovisual sino que tiene un efecto rebote en las empresas de postproducción, grafismo, doblaje, diseño de escenografía, sonido, iluminación... “Se ha escrito una página negra en la historia del sector audiovisual”, afirma PATE, que ve en la industria regional una garantía democrática.

Los profesionales valencianos admiten que la corporación pública nutrió hasta el 90% de sus cuentas de resultados. Un pastel de 40 millones anuales, cuando la contratación externa era el 40% de la parrilla. La inversión se desplomó en 2010. “Nou solo contrataba desde entonces tres millones al año”, dice Pérez.

El gerente de la productora La Granota Groga, Josep Ramón Lluch, todavía no ha cobrado la última factura de 18.000 euros de Cantem de Cor, que Canal 9 (ahora Nou) dejó de emitir hace tres años. La cadena contrató 13 capítulos de este formato musical por 1,3 millones. El espacio empleó a 60 profesionales. “He perdido 230.000 euros. Estoy arruinado”, se queja Lluch, que ha despedido a 100 personas en seis años. “Ahora solo tengo un trabajador: yo”.

Al presidente de PAV, propietario de Trivisión —que firma éxitos como La alquería blanca, con más de 180 capítulos—, RTVV le adeuda 1,5 millones de la temporada de 2012. Espera cobrar en diciembre con el plan de pago a proveedores, pero debe negociar el cobro de 10 capítulos grabados y no emitidos. Por esta serie han desfilado 280 actores y trabajan un centenar de personas: actores, guionistas, maquilladores.

En el aire está también el concurso para la producción de tres lotes de programas que RTVV falló el mes pasado. En total había sacado a subasta 1.371 horas de concursos, magacines, documentales y formatos infantiles. El grupo Videac, filial de la potente Tres60, radicada en Madrid, obtuvo los tres lotes, que en conjunto suponían un contrato de 7,5 millones de euros. En esta operación, Videac —fundada en 2002 y con sede en Alicante— iba acompañada de varias productoras locales que habían trabajado anteriormente para Canal 9 y que ahora quedarán en barbecho.