Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lecciones de alquimia

El artista estadounidense James Charles es capaz de convertir un billete de 5 dólares en 1.750 dólares. ¿Milagro? No, imaginación.

What you talking about Willis Ver fotogalería
What you talking about Willis

Desde tiempos ancestrales, son muchas las cabezas inquietas que han acabado rotas en su búsqueda a la desesperada de la piedra filosofal. Parece sin embargo probado, a la luz de la ciencia, que el mágico elemento que convertiría el metal en oro es fruto de ávidas ensoñaciones sin fundamento. No así la capacidad de multiplicar los billetes de curso legal. ¿Parece increíble? Pues no lo es: que se lo pregunten a James Charles, un artista estadounidense capaz de convertir  5 dólares en 1.750. El muchacho ha tenido la amabilidad de dar unas pistas sobre su envidiable hazaña, así que aquí va una pequeña lección de alquimia por pasos.

1. Coja un billete y pinte la mona. "Mi proyecto empezó como una especie de chiste”, dice Charles. “Al principio era muy básico: dibujaba bigotes, monstruos o le ponía a las figuras de los billetes el maquillaje de Kiss".

2. Con el tiempo, verá que mejora la técnica. Comience a acumular sus trabajos. "Yo los guardé en un álbum de recortes", propone el artista.

3. El refinamiento técnico no puede llegar sin buenos materiales: hágase, como Charles, con un bolígrafo y tinta. Además, nunca está de más un poco de pintura acrílica y, de vez en cuando, un aerosol y tinta de tatuajes. "A veces también uso un aerógrafo. Y bolis y pinceles muy pequeños. Los más pequeños que encuentro. Para tomar las medidas, utilizo un par de magnificadores y un calibrador".

4. Contacte con un galerista. A Charles, la oportunidad le llegó de casualidad: "Cuando estaba recopilando los billetes en un álbum, me presentaron a Justin Giarla, el responsable de la Shooting Gallery [en San Francisco], y me pidió que se los enseñara. Como dicen, lo demás es historia".

5. Échele imaginación a la hora de dibujar. Charles pinta personajes de lo más variado. “A veces intento rendir homenaje a un individuo o a algo que estime. Otras veces lo que hago es una declaración sobre algo o alguien con quien no estoy de acuerdo”. Entre los objetivos de su boli: mascotas de cadenas de comida rápida, estrellas del rock, películas, héroes de culto y villanos.

6. Lance un mensaje. “Normalmente yo recoloco las letras que aparecen en la parte de abajo del billete para formar un título. Sea como sea el título con el que acabe, ese será el mensaje”.

7. ¡Véndalo todo! James Charles despacha sus billetes a precios entre 700 y 1.750 dólares. ¿Creen ahora en la alquimia?