Kiefer Sutherland pisa el freno

El actor olvida la acción trepidante de ‘24’ para encarnar a un padre angustiado en ‘Touch’

Los actores David Mazouz y Kiefer Sutherland, en una imagen promocional de 'Touch'
Los actores David Mazouz y Kiefer Sutherland, en una imagen promocional de 'Touch'

Durante nueve años Kiefer Sutherland se mimetizó con Jack Bauer, el inquebrantable protagonista de 24. Un trabajo que lo lanzó a la fama pero que también ha marcado su carrera para siempre. Tras el final de la serie, no definitivo porque está planeada una conclusión en forma de película, Sutherland no se paró en seco pero optó por un perfil bajo para intentar sacudirse a Bauer de encima. Se fue a Broadway para debutar en el teatro en That Championship Season, protagonizó la webserie The Confession y se dejó ver en el cine en Melancolía de Lars von Trier. Un cambio de aires antes de retomar su carrera televisiva con Touch,una serie que ha llegado de forma casi simultánea en España y Estados Unidos en la cadena Fox (dial 21 de Canal +).

El actor, que estuvo en Madrid para presentar su nuevo proyecto, reconoce que protagonizar otra serie era “la última cosa que quería hacer después de estar nueve años en 24. Tengo una foto de mi hija de visita en el set y estaba en quinto grado. Tengo otra foto de mi hija cuando estábamos terminando 24 y estaba graduándose en la universidad. Eso es mucho tiempo”.

En Touch, Sutherland deja de lado la acción trepidante y la persecución de terroristas para encarnar a Martin Bohm, viudo de una víctima del 11-S que cuida de su hijo autista de 11 años. Jake Bohm no habla desde la muerte de su madre pero pronto revela una habilidad especial para reconocer modelos matemáticos y códigos numéricos que predicen el futuro. Un don que servirá de nexo de unión de todas las historias que se irán entrecruzando a lo largo de los 13 capítulos que conforman la primera temporada. “Touch es una historia que mezcla drama, misticismo, misterio y acción. La premisa es que todos estamos interconectados y será mi hijo el que descubra esas conexiones e introduzca nuevos personajes en cada capítulo”.

El actor reconoce que la posibilidad de interpretar a un padre preocupado por entender qué le sucede a su hijo fue una de las razones para aceptar el papel junto con que su personaje es completamente distinto a Jack Bauer. Algo que al final, como explica el propio Sutherland, no ha resultado ser del todo cierto: "Una de las cosas que hice fue pasar tiempo con familias con hijos con discapacidades y vi lo dura que es su vida. Me impresionó mucho que, a pesar de saber que la dinámica con sus hijos nunca cambiaría, todas las mañanas se despertaban con una gran ilusión. Creo que esa actitud requiere una gran valentía y fuerza. Eso es precisamente lo primero que aprendí de Martin y ahí fue cuando caí en la cuenta de que no era tan distinto de Bauer. En 24 se enfrentaba a situaciones muy complicadas y nunca tiraba la toalla. Tanto Jack como Martin poseen una moral muy fuerte, tienen muy claro lo que está bien y lo que está mal".

El regreso de Sutherland a la televisión no es el único que ha facilitado Touch. Tras las cámaras se sitúa Tim Kring, creador de Héroes, una serie fantástica de éxito arrollador en su primera temporada en 2006 que fue perdiendo el favor de la audiencia, hasta despedirse sin pena ni gloria cuatro años después. En Touch, Kring no dota a los protagonistas con superpoderes de cómic para centrarse en la faceta humana de la historia. “Héroes, tenía un fuerte elemento serializado, y tuvimos problemas con él porque es muy difícil atraer nuevos espectadores cuando tienes una historia que se mueve muy rápido y se vuelve muy complicada. Cuando decidí hacer Touch, quería explorar la idea de hacer casi una serie con nuevos personajes cada semana pero encuadrados en una historia con principio y final".

Para Kring, la presencia de Kiefer Sutherland en el proyecto fue casi como una de las casualidades sobre las que descansa el guion de Touch. "La serie no se escribió con él en mente. Mientras estábamos buscando al protagonista, yo no sabía que Kiefer lo había leído el guion y que estaba libre para volver a la televisión. Fue emocionante saber que le había gustado la historia y que estaba interesado. Hablamos por teléfono sobre cómo iba a ser la serie y decidió que quería interpretar a Martin Bohm".

Touch tuvo un primer examen ante la audiencia estadounidense el pasado enero. Aquel preestreno consiguió la atención de 12 millones de espectadores pero es ahora cuando se enfrenta a su verdadera prueba de fuego, con la presión de ser el éxito que necesita Fox tras el fracaso de Terra Nova (cancelada tras solo una temporada) y los pobres resultados de Alcatraz.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS