Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cariño, santa sede del pop madrileño

La banda agota las entradas para su concierto de este viernes, por primera vez en la sala But de Madrid

De izquierda a derecha, María Talaverano, Paola Rivero y Alicia Ros, la banda Cariño, este miércoles en Lavapiés
De izquierda a derecha, María Talaverano, Paola Rivero y Alicia Ros, la banda Cariño, este miércoles en Lavapiés

Cuando María Talaverano, vocalista de la banda Cariño, se presenta, le sale seguida la frase entera que se aprendió de pequeña: “Soy María Talaverano Valverde, para servirle a Dios y a usted”, recuerda. Pero con los años dejó de creer en Dios y cambió de fe: “Yo soy creyente del pop”. Incluso le ha hecho un altar a la actual adalid del género internacional, Charli XCX. El cóctel de las Cariño se compone de melodías poperas (o, más concretamente, “pop de barrio para la bajona”), teclados electrónicos, letras sencillas sobre problemas mundanos y mucha candidez.

Una mezcla que ha llevado a María (voz y teclado), Alicia (voz y bajo) y Paola (guitarra) a recorrer los festivales de este verano en España, tocar en el próximo Festival de Coachella (solo otros cuatro artistas españoles lo han conseguido) y vender todas las entradas de su concierto de este viernes, el primero en la sala But (calle de Barceló, 11, a las 20.30, 14 euros). “Estamos nerviosas y emocionadas”, cuentan antes de irse a ensayar con Vera Amores, la artista que tocará transiciones musicales entre canción y canción. “Puede que también haya algún cantante invitado”, cuenta Talaverano.

Las tres integrantes de Cariño este miércoles en Lavapiés
Las tres integrantes de Cariño este miércoles en Lavapiés

Rivero (Tenerife, 24 años) y Talaverano (Pozoblanco, 26) se conocieron a través de una cita de Wapa, la aplicación de citas para lesbianas previa a Tinder. “No surgió el amor, pero sí el cariño”, dicen. Se hicieron amigas y, años después, cuando ya tenían claro que iban a montar un grupo, encontraron a Alicia Ros (Madrid, 26 años) en un after, que ya formaba parte del grupo El Buen Hijo. Le enseñaron la canción La bajona, y en 2017 se lanzaron a tocar juntas. El pop les unía a las tres: “No teníamos ninguna pretensión de petarlo, porque sino hubiéramos hecho trap”, explica Rivero.

Poco después lanzaron Bisexual, la historia de una mujer que se plantea su sexualidad en el sentido contrario de lo habitual: “Me gustan las chicas, cómo pudo pasar”, reza el estribillo, para, estrofas después, plantear la sorpresa: “Pero en ese chico, yo no dejo de pensar”. Talaverano, quien escribió la letra, explica cómo se inspiró: “A mí siempre me han gustado las chicas y de repente me atrajo un chico. La historia al revés”, cuenta. Esta semana, Bisexual dio vueltas por las redes debido a un tuit viral en el que una chica le contaba a su padre su orientación sexual a través de la canción. “Yo lloré”, afirma Talaverano. “La gente, a los músicos los toma como referentes”, explica Rivero “y es guay que haya ejemplos LGTBI. En los conciertos vemos a adolescentes que se sienten en un espacio libre. Yo, en ese sentido, me siento muy guay”, declara la canaria.

Cariño se siente parte de un panorama musical nuevo: “Vemos una escena muy bonita. En Madrid está la santa sede del pop, repartido entre Sonido Muchacho [su sello] y la de Elephant [otra discográfica]”, cuenta Rivero. Cariño ve el epicentro de ese torbellino de bandas emergentes en Madrid; y el origen en el trap, que inició la cultura de la autoproducción. Pero el pop está en auge: “En parte, gracias a Amaia”, asegura Talaverano.

Su colaboración soñada: Bad Gyal. “La conocimos el otro día”; cuentan. “No nos había escuchado porque no hacemos dembow”.

Canciones para la bajona milenial

A las Cariño no les hace falta rebuscar en emociones para inspirarse: a Rivero se le ocurrió una canción cuando perdió el autobús, y a Talaverano, cuando le robaron el móvil en Nochevieja. "Tú y yo en modo avión", cantó la noche de Año Nuevo en su habitación. De esos momentos que viven las jóvenes han nacido temas como :( o La Bajona. Naturalizar esa bajona, cuentan, es una de las características de la generación milenial a la que pertenecen: "La cultura de la felicidad se está pasando de moda gracias también a los memes", cuenta Ros. O, al menos, así es en su círculo social en la capital: "Yo es que solo me relaciono con gente infeliz", ironiza la madrileña.Sea lo que sea aquello que les ha inspirado, la banda Cariño asegura que dentro de menos de un mes sacará nuevo sencillo.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información