Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hombre con el que se citó Marta Calvo, la joven desaparecida en Valencia, intentó desguazar su coche

La Guardia Civil vuelve a registrar la casa del sospechoso en la población de Manuel, donde la mujer de 25 años envió un localizador a su madre el 7 de noviembre

Marta Calvo Buron
Marta Calvo en un cartel sobre su desaparición.

La valenciana Marta Calvo sigue en paradero desconocido desde el pasado 7 de noviembre. La joven, de 25 años, se citó a través de Internet con un hombre en la población valenciana de Manuel y desde allí envió a su madre la madrugada del citado día un mensaje de WhatsApp con su localización. Desde entonces está desaparecida.

Fue la última noticia que se ha tenido de ella. Alertada por su demora y porque no respondía a sus llamadas un día después de su cita, la madre se presentó en la casa, en la calle San Juan Bautista, siguiendo el localizador y llegó a hablar con el hombre que la habitaba. Este dijo no conocer a la joven. Al poco, la madre presentó una denuncia por la desaparición de su hija, de 1,65 metros de altura, complexión delgada, pelo castaño y ojos marrones.

Al poco de la visita, el hombre abandonó la casa, que había sido alquilada unos meses antes, y no se ha vuelto a saber de él. Se trata de un colombiano con antecedentes policiales por narcotráfico que está siendo buscado por las fuerzas de seguridad. La casa estaba limpia y olía a lejía, según han señalado algunos vecinos. La Guardia Civil halló el vehículo del principal sospechoso en una nave. Había sido limpiado y estaba a punto de ser completamente desguazado, según ha adelantado Levante EMV. El coche está siendo analizado para encontrar pruebas de la desaparición de la joven.

Los agentes han peinado y rastreado la pequeña población de 2.600 habitantes, situada a 55 kilómetros de Valencia, y sus alrededores. Una veintena de ellos llevan desde anoche investigando en la casa donde residía el sospechoso: una planta baja con un primer piso en el que vivía de alquiler y que, según varios vecinos, tenía correo acumulado en la puerta desde hacía días. 

La zona donde residía el sospechoso es una pequeña calle a las afueras de Manuel, habitada por pocos vecinos y con una colina cerca, donde agentes, apoyados por perros especializados en la búsqueda de personas, llevan a cabo las batidas, sobre todo en pozos y en simas.

Este miércoles el delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, ha explicado que desde hace un par de días se ha incorporado a la investigación la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (con sus especialistas en homicidios, secuestros y búsqueda de pruebas), que está coordinando el operativo y que trabaja en colaboración con la comandancia del instituto armado, que está llevando a cabo las labores de búsqueda.

La Guardia Civil ha introducido perros de localización en las tareas porque "han de barajarse todos los escenarios, también los peores", ha reconocido Fulgencio, al tiempo que ha expresado su deseo de que, finalmente, se encuentre a la mujer en buen estado.

Además, ha confirmado que el sospechoso intentó desguazar su coche para que no fuera objeto de análisis forense. "Esto nos lleva a plantearnos un resultado duro", ha admitido.

Este miércoles la Guardia Civil registra el domicilio del sospechoso. "Estamos en la fase de localización de vestigios, tanto en la casa como en el coche o cualquier otro elemento que haya podido ser un hipotético escenario donde la desaparecida y el presunto autor podrían haberse encontrado", ha finalizado el delegado del Gobierno.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información