Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mireia Vehí: “Condenar o no la violencia es trabajo de los jueces”

La cabeza de lista de la CUP al Congreso por Barcelona cree que los independentistas y los comunes "regalan" el Gobierno al PSOE

Mireia Vehí, ayer miércoles, en la sede de la CUP en Barcelona.
Mireia Vehí, ayer miércoles, en la sede de la CUP en Barcelona.

Mireia Vehí (Vilafant, Alt Empordà, 1985) es la cabeza visible con la que la CUP aspira a llegar por primera vez al Congreso. Los anticapitalistas argumentan que ahora sí es necesaria esta presencia —hace seis meses defendían todo lo contrario— por “la dureza de la represión” y por la decisión de los partidos independentistas y de los comunes de “regalarle” el Gobierno al PSOE. “Vamos a hackear las Cortes, no vamos a hacer de buenos diputados”, advierte.

Pregunta. Rechazó la invitación de Junts per Catalunya para tener un gran grupo independentista en Madrid. ¿Si obtiene escaños, su voz no se perderá en el grupo mixto?

Respuesta. Más escaños para el independentismo no fuerzan una solución democrática, que vendrá del desbordamiento del Estado. El anuncio de JxCAT es electoralista y la unidad no se busca en un plató. Llevamos dos años trabajando, a puerta cerrada, para recoserla y sin buscar medallas.

P. ¿ Y alianzas con otras formaciones como BNG o EH Bildu?

"Decir que un gobierno del PSOE y Unidas Podemos es garantía del diálogo es un espejismo"

R. Primero tenemos que ver el resultado y perimetrar cuál será nuestra actividad política. Si cerramos una alianza es porque se comparte que la vía es hackear el Congreso, no por cinco minutos más de atril. EH Bildu, por ejemplo, se abstuvo en la investidura. No creemos que el PSOE sea la solución. Es parte del problema.

P. ¿Hackear el Congreso?

R. Decir que un gobierno del PSOE y Unidas Podemos es garantía del diálogo es un espejismo. Los socialistas ya han dicho que no hablarán sobre la autodeterminación. Ni aunque nos presentáramos en todos los Països Catalans y sacáramos los 88 diputados que les corresponden podríamos forzar el referéndum. Solo nos queda el camino de la desobediencia civil continuada que haga que la comunidad internacional fuerce un diálogo.

P. ¿No participar activamente en la vida parlamentaria no es contraproducente para la política del día a día que reivindican?

R. Necesitamos un Govern que no opte por una vía represiva y que no gobierne con miedo al artículo 155. El actual Ejecutivo no se sostiene por ningún lado y habrá elecciones catalanas a principios de 2020.

P. ¿Cómo explicar a un alcalde de la CUP que no se defiende en el Congreso una infraestructura necesaria en su municipio?

R. Esa es una dicotomía falsa. Como funcionan instrumentos de control financiero contra los derechos fundamentales, como el FLA, y se legisla a favor del Ibex-35 (por ejemplo, la negativa del tope a los alquileres) no nos queda otra salida que la desobediencia civil y el acompañamiento desde las instituciones como manera de ejercer esos derechos. Un ejemplo son las okupaciones de pisos de los bancos tuteladas por el Ayuntamiento de Sabadell.

“La unidad del independentismo no se busca en platós de televisión”

P. Defienden que no entran en la condena de los actos vandálicos porque cree que es entrar en el “marco mental español”.

R. Nos movemos en el marco de la desobediencia civil, que no es violenta. Condenar o no la violencia es trabajo de los jueces. Una organización política tiene que analizar los hechos como los de los últimos días y hacer propuestas. Quien se queda en la quema de contenedores no le está haciendo un favor al futuro.

P. En otros momentos clave y con el mismo sentimiento de frustración de la juventud como 15-M no hubo disturbios violentos.

R. La represión es el hecho diferencial. Tienes un 15-M y diez años después ves que no ha cambiado nada y el 1-O, además, le pegan a tus abuelas y a tus padres. Se está condenando a toda una generación a cortar los vínculos emocionales con la posibilidad de vehicular una respuesta institucional a sus demandas.

P. ¿No influye la frustración de la promesa incumplida de una independencia “a tocar”?

R. Claro. Hubo un relato oficial de tránsito de ley a la ley y de estructuras de Estado que no se cumplió. Pero insisto: la frustración revienta cuando llega la represión.

P. ¿Los malos resultados en las municipales los han llevado a participar en las generales?

R. Las decisiones en la CUP se toman en asamblea y no nos movemos por electoralismo.

P. ¿Y no fue electoralista convocar unilateralmente la asamblea de cargos electos?

R. La CUP es la que hace que en el independentismo las cosas pasen. Si el Consell de la República la convocó después es porque algo hicimos bien.

P. Critican a Pere Aragonés por ir a la boda de la hija de un directivo de La Caixa. ¿No puede tener esa amistad?

R. Claro que puede tener relaciones personales pero la imagen es incómoda. No digo que sea un corrupto, pero es el consejero de Economía de un Govern, en el marco de un Estado español, donde la tradición política nos muestra que los negocios se cierran en despachos, bodas y comidas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >