Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat activa la alerta por una nueva ola de calor

Lleida, Balaguer y Mollerussa alcanzarán esta tarde los 38 grados

Un hombre refresca a su mascota en una fuente publica en Barcelona.
Un hombre refresca a su mascota en una fuente publica en Barcelona.

Un episodio de altas temperaturas acecha de nuevo a Cataluña. La Generalitat ha activado la alerta por una nueva ola de calor en todo el territorio (excepto el Aran) a partir de hoy y hasta el jueves. El termómetro se disparará especialmente en las zonas del interior. En Lleida, Balaguer y Mollerussa se alcanzarán por la tarde los 38 grados.

Aunque este episodio de calor no alcanzará las temperaturas registradas en la anterior ola, la Generalitat ha advertido de que se registrará una subida más alta de los termómetros en las comarcas de Noguera, Segrià, Pla d’Urgell y Pallars Jussà, donde se registrarán temperaturas “anormalmente elevadas” para esta época del año. La Generalitat ha pedido a los ayuntamientos que prevean lugares frescos o salas con aire acondicionado por si fuera necesario su uso, y que mantengan una especial vigilancia de las personas mayores sin atención familiar o sin recursos.

La Agencia de Salud Pública ha decretado la fase dos de la alerta del plan de acción redactado para estas situaciones meteorológicas. El año pasado, los sucesivos episodios de altas temperaturas registrados durante el verano dejaron 65 afectados por golpes de calor. De ellos, 28 fallecieron.

Protección Civil recuerda que, con la subida generalizada de las temperaturas y la bajada de la humedad, el riesgo de incendio aumenta considerablemente, por lo que pide extremar las precauciones. Los agentes rurales situaron ayer en nivel rojo el riesgo de incendio forestal en las comarcas de Noguera, Segrià, Urgell, Garrigues, Terra Alta, Ribera d’Ebre y Priorat, y volvieron a pedir que se extremen las medidas de seguridad en las labores de recolección agrícola.

Protección Civil también informó domingo de que, como consecuencia del estado de la mar, ondea la bandera roja (con la que se prohíbe el baño) en las playas de Cala Taps, Barques y Montsolis, en el municipio Montgat, y en la de Adarró, de Vilanova i la Geltrú.

Por la mala calidad del agua también se ha prohibido el baño en las playas de Ocata y Masnou, en la comarca barcelonesa del Maresme.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >