Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez dicta prisión para la madre de la niña que apareció muerta en su cama en Cospeito

Después de un mes de investigaciones bajo secreto, la comitiva judicial se traslada a la unidad de psiquiatría del hospital para interrogar a la sospechosa, que guarda silencio

La titular del Juzgado Mixto número 1 de Vilalba se ha trasladado esta mañana al Hospital Universitario Lucus Augusti (HULA) de Lugo para tomar declaración, en calidad de investigada, a la madre de Desirée Leal, la niña de siete años hallada muerta en su domicilio en la localidad de Muimenta (Cospeito, Lugo) el pasado día 3. Al abandonar el centro médico, la juez ha acordado la prisión comunicada y sin fianza para la sospechosa, que desde el momento en que la abuela materna encontró a la nieta fallecida al ir a despertarla para ir al colegio fue ingresada en el módulo de agudos de psiquiatría y ya no llegó a asistir al velatorio y al entierro de la pequeña víctima.

Según ha informado el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, después de un mes de pesquisas, la comitiva judicial ha decidido trasladarse al hospital para interrogar a la mujer, que no ha recibido el alta médica pero que ya está en condiciones de prestar declaración, según el criterio de los médicos que la atienden. Al acto también ha acudido una abogada nombrada por la paciente, que está imputada por un delito de homicidio o asesinato. Ante la juez, la investigada se ha negado a prestar declaración y se ha decretado la prisión, aunque por el momento permanecerá ingresada en el módulo de custodia del hospital hasta que reciba el alta médica.

El día de los hechos, después de que la abuela llamase al 112 para pedir ayuda porque su nieta no despertaba, la Guardia Civil inspeccionó la vivienda y no pudo sacar conclusiones. La primera impresión, para los agentes, era la de que se trataba de una muerte natural, a pesar de lo extraño del suceso en una cría de siete años completamente sana. No era visible ninguna señal de violencia física en el cuerpo de Desirée, y nada les hizo sospechar de un homicidio hasta que durante el fin de semana llegó a manos de la juez el primer informe forense. Por orden de la magistrada, el TSXG no ha facilitado ninguna información sobre los indicios descubiertos en el cadáver durante la autopsia y las pruebas de laboratorio. De la vivienda de la familia de la madre, que está separada del padre de la pequeña fallecida, el juzgado ordenó llevarse supuestamente diversos objetos, como prendas de ropa y de cama; la medicación habitual de la mujer, ya entonces en tratamiento psiquiátrico; y una botella rellena con un líquido oscuro.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >