Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los jóvenes culturetas van de gratis

Desde octubre de 2017, casi 23.000 jóvenes se han inscrito en el Joven Bono Cultural municipal, que ofrece a entradas gratuitas a jóvenes de entre 16 y 26 años

JOBO Madrid
Un grupo de usuarios del JOBO, bono cultural del Ayuntamiento de Madrid en el Circo Price.

lia Martínez no asistía al teatro, pero gracias al Joven Bono Cultural se ha aficionado. “Iba casi todos los días, al salir del trabajo”, cuenta, “la verdad es que crea adicción”. La creación de nuevos públicos es uno de los retos del sector cultural. Para ello el gobierno municipal —apoyando una iniciativa del PSOE— apuesta desde octubre de 2017 por el Joven Bono Cultural (JOBO), que permite asistir gratuitamente a jóvenes de entre 16 y 26 años a espectáculos teatrales. La medida funciona de lunes a viernes en los seis grandes centros culturales municipales: Naves de Matadero-Centro de Artes Vivas, Teatro Español, Fernán Gómez-Centro Cultural de la Villa, Conde Duque, Teatro Circo Price y Cineteca.

Los datos dan una idea del consumo cultural entre los más jóvenes: el 64% de las usuarias son mujeres. “Siempre voy con chicas al teatro. Mis amigos, por alguna razón, no vienen”, relata Martínez. Los usuarios también coinciden en que el público teatral está envejecido: “Se nota quien viene por el JOBO”, dice Martínez, “porque hay una fila de jóvenes que contrastaba con el resto del público, más mayor”.

Los números del JOBO

-22.865 jóvenes se han inscrito desde el arranque de la iniciativa, en octubre de 2017.

-4 millones de euros es el presupuesto total para JOBO. Hasta el 31 de julio se han gastado 400.000 euros.

-Las mujeres representan el 64% de los jobers. El 70% de ellos residen en Madrid capital y utilizan una media de 800 entradas a la semana.

-Un 39% de los jobers tiene entre 23 y 25 años. El 4,6% son menores de edad. Casi todos (el 99%) compra sus entradas online.

El JOBO no ha estado exento de polémica: en su arranque se criticó la escasez de abonados, también la difusión de la idea de gratuidad de la cultura. A día de hoy, el JOBO tiene 22.865 abonados. ¿Suficientes? “JOBO supone un 7% de la asistencia total de los grandes escenarios municipales de Madrid, con respecto a la temporada pasada. Nuestro objetivo a corto plazo es llegar al 10% así que la evolución es buena”, aseguran fuentes municipales. El PSOE ha señalado que el bono debería servir también a colectivos como parados y jubilados. Por su parte, desde el Ayuntamiento opinan que “es fundamental que estos colectivos tengan facilidades en el acceso a la cultura, pero es clave y necesario diseñar herramientas ajustadas para cada público”.

“He visto salas que se llenaban de jóvenes con este bono", cuenta Ana Ramírez, otra usuaria, “y si no ocurre más a menudo es porque los jóvenes tenemos dificultades económicas para acceder a la cultura”. Los usuarios entrevistados insisten en que no es cierta la idea, muchas veces difundida de que los jóvenes no tienen intereses culturales, sino que encuentran trabas para acceder a la misma. También, como señala Román García, en que hay movimientos contraculturales o urbanos que muchas veces no son considerados por la cultura oficial.

Los centros más visitados son el Teatro Español (34% de las asistencias) y el Fernán Gómez (35%). Le sigue el Teatro Circo Price con un 17%. Aunque estos datos pueden llevar a equívocos, porque el Español y el Fernán Gómez tienen una oferta mayor que otros centros. Entre las funciones más vistas están Las bicicletas son para el verano, en el Fernán Gómez (1.601 jobers); Cronología de las bestias, en el Español (1.504 asistentes); el VIII Festival Internacional de Magia, en el Price (1.052 asistentes) y La Vida Moderna Live Show, también en el Price (978 asistentes).

Nuestra jober Julia Martínez acaba de cumplir 27 años: a partir de ahora tendrá que pagar la entrada normal. A pesar de ello, su plan es seguir siendo asidua a los patios de butacas.

 

Radiografía de los ‘jobers’

Julia Martínez, Román García, Ainara Álvarez, Hugo García y Ana Ramírez, usuarios del abono joven cultural.
Julia Martínez, Román García, Ainara Álvarez, Hugo García y Ana Ramírez, usuarios del abono joven cultural.

Cinco jóvenes, beneficiarios del abono cultural, nos cuentan su experiencia y sus propuestas favoritas. Tienen entre 17 y 27 años. Son jóvenes y rompen el estereotipo que dice que la juventud pasa de la cultura. Todos ellos exprimen —o han exprimido— el JOBO.

Atracción cultural. A Román García, músico de 25 años, su pareja le animó a unirse a JOBO y juntos comenzaron a ir a obras teatrales. “Me vino estupendo: tengo 25 años y la economía no está boyante”, dice García. “Echo en falta apoyo institucional a la música. Solo se apoya por lo público en fiestas populares o en clásica, pero no en el caso de la música moderna”, apunta. También le parecería interesante que se considerasen manifestaciones “contraculturales” como el trap. “Hay un importante movimiento cultural juvenil que se ve reflejado en las redes sociales”. Destaca las obras Yocuba y Las bicicletas son para el verano.

Ciencias y letras. Ainara Álvarez, de 17 años, es la prueba de que la curiosidad científica y los intereses culturales no están reñidos. “Voy a empezar Física”, dice. Con JOBO ha ido sobre todo al teatro: “He hecho teatro desde pequeña, pero no había ido mucho como espectadora. No manejo mi propio dinero y no lo podía pagar”. Le ha gustado Troyanas, de Carme Portaceli, y Juguetes rotos, “trata de cómo se descubre a sí misma una mujer transexual”.

Cineteca y batalla de gallos. Hugo García, de 18 años, estudia Relaciones Internacionales y se sacó el JOBO tras ver un anuncio en un autobús. Ha frecuentado Cineteca de Matadero y visto obras como Las bicicletas son para el verano o una batalla de gallos (duelo de raperos) en el Price. “Antes ya iba al teatro, y sigo yendo pagando entrada”, cuenta. “Hay juventud desidiosa que pasa de la cultura, pero también, personas que sí que tenemos interés. Lo que pasa es que hacen más ruido los que piensan que esto de la cultura es de pringados”, opina. Entre sus otras aficiones culturales está la fotografía y la pintura: “Sobre todo los pintores flamencos y el francés Bouguereau”, dice.

Teatro en vena. “En un mes se me acaba el chollo", dice Ana Ramírez, de 26 años y graduada en Periodismo. Se aficionó al JOBO y acudió a más de una veintena de obras teatrales. “Me he perdido muchas obras por no tener dinero”, cuenta. Ahora que ya tiene inoculado el veneno de las tablas, se le pasa la edad. “Voy a estar triste durante mucho tiempo”, bromea, “le pediría a la alcaldesa que lo ampliase a los 30 años porque todavía somos jóvenes y hay mucha precariedad laboral”. Entre sus obras favoritas han estado Juguetes rotos o Cronología de las bestias. “Gracias al JOBO me he podido acercar a géneros que no conocía, como la danza flamenca”.

En el último minuto. Julia Martínez, de 27 años, ha aprovechado mucho el abono: “Cuando me aboné solo me quedaban cuatro meses [como beneficiaria]”, dice esta graduada en Derecho y funcionaria. “Antes no iba casi al teatro, pero últimamente he ido más que en toda mi vida”. Ahora, como exusuaria forzosa, sigue acudiendo con regularidad. Entre sus favoritos, Cronología de las bestias o Las bicicletas son para el verano. “Si eres adolescente y solo tienes cinco euros para el fin de semana, te vas antes al parque con una litrona que al teatro. Esta iniciativa puede ayudar a sustituir este tipo de ocio. El teatro acaba generando adicción”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram