Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casado se arrima a Feijóo y promete un PP ‘a lo Macron’ y “sin complejos”

Critica que la crisis haya “diluido” las “señas de identidad” del partido y reclama una “España de la familia” con “menos burocracia e impuestos”

Feijóo y Casado, durante el acto con la militancia en la sede del PP en A Coruña.
Feijóo y Casado, durante el acto con la militancia en la sede del PP en A Coruña.

“Menos burocracia e impuestos”, seguridad ciudadana, “libertad lingüística” y la “reivindicación de la memoria de las víctimas de ETA”. Pablo Casado ha arrancado este sábado en Galicia su campaña para convertirse en el presidente del PP citando estos principios como ejes de su ideario y ofreciéndose para liderar la “España de la familia” y “de los balcones”. En su alocución liberal a la militancia, en un pequeño y desbordado salón de actos de la sede popular de A Coruña con Alberto Núñez Feijóo a su vera y los presentes sudando a chorros por la falta de aire acondicionado, ha prometido un partido “sin complejos”, que recupere las “señas de identidad” que, a su juicio, se han “diluido” con la crisis económica. “¡Arrímate a él, que es el jefe de las mayorías y te da suerte!”, le ha gritado en gallego un espontáneo, adherido a otro afiliado que calzaba unas alpargatas con la bandera de España.

A Casado no le ha costado seguir el consejo. Además de dirigirse a Feijóo para asegurarle que si gana el congreso de la sucesión de Mariano Rajoy, él “estará donde quiera, cuándo quiera y cómo quiera”, el vicesecretario de Comunicación del partido fundado por Manuel Fraga ha proclamado su intención de convertir el PP nacional en “un partido renovado, ilusionado, ganador y unido” como el de Feijóo: “Para mí es una referencia personal y política imprescindible para el futuro de Galicia pero también de España”.

En una jornada que también le llevará a Lugo, Pontevedra y Ourense y con la investigación abierta a su máster en la Universidad Rey Juan Carlos, Casado se ha presentado como una “persona de provincias” a la que “nadie ha regalado nada”. Ha agradecido a la militancia popular que “haya dado la cara” durante la escalada de escándalos de corrupción que han golpeado al partido, reducidos para él a “casos de excompañeros que traicionaron las siglas” del PP, y ha pedido una “renovación de ideas, no de edad” para recuperar los “varios millones de votos perdidos” y frenar la embestida de Ciudadanos a su electorado. “Mi candidatura no gusta a la izquierda, la izquierda no quiere que gane este congreso porque saben que voy a dar la cara sin complejos contra lo que ellos proponen”, ha afirmado al preguntarle la prensa por su máster.

Las loas de Casado a Feijóo lo han llevado incluso a establecer un paralelismo entre el presidente gallego y otro de sus referentes, el presidente de Francia, Emmanuel Macron. El máximo responsable de la Xunta, asegura Casado, “está dando mucha importancia a temas que en España no se están hablando”, como la “cuarta revolución industrial” o las “nuevas formas de educación”. “Feijóo sobrevuela el corto plazo”, ha remachado.

Estas alabanzas no han arrancado al presidente gallego un apoyo explícito a la candidatura de Casado. Feijóo ya ha anunciado que solo se decantará, si cabe, por uno de los aspirantes tras la votación de la militancia, y ha advertido que intentará "acompañar" a todos los precandidatos que recalen en Galicia para hacer campaña, pero siempre y cuando se lo permita su “agenda” en la Xunta. De Casado ha destacado que “no es discutible que quiere al partido y es de fiar”. El encuentro de ambos con la militancia coruñesa lo ha cerrado otra espontánea: “Podemos tener muchas cosas, pero caballeros como vosotros ¡no los han parido!”.