Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Danza equina en Aranjuez

El festival de Música Antigua cumple 25 años con la Real Escuela de Arte Ecuestre y una programación de altura

Un caballo de la Real Escuela Andaluza de Arte Ecuestre de Jerez.
Un caballo de la Real Escuela Andaluza de Arte Ecuestre de Jerez.

Un cuarto de siglo de música antigua es un número que merece una celebración a la altura. En Aranjuez han preparado un conjunto de festejos que entre caballos andaluces y recuperaciones históricas llenarán de música las calles de este retiro real. Desde el sábado 5 de mayo hasta el 10 de junio, los fines de semana serán un concierto perpetuo en Aranjuez.

Por ese cuarto de siglo de música, el plato fuerte que ha preparado el festival será un espectáculo que hace tres siglos que no se ve en Aranjuez: el Juego de Parejas. Con la música de Brunetti, los caballos de la Real Escuela Andaluza de Arte Ecuestre de Jerez desembarcarán en la Plaza de Toros para bailar al son de la música del siglo XVIII. "Esta música es funcional y atractiva, pensada para este tipo de ballet ecuestre al que en su tiempo acudían 20.000 espectadores. Con los arreglos que he hecho se ha adaptado para el espectáculo de la Escuela, convirtiéndola en algo atractivo, que no resulte una pieza de museo hoy día", explica Juan Pablo Fernández-Cortés, que se encarga de la dirección musicológica y artística de este montaje. Para ello, ha transformado las piezas del catálogo de Brunetti custodiado en la Biblioteca Nacional de Francia en "una pequeña suite de marchas y galopes que enlazan entre ellas y cuyo conjunto funciona". De su ejecución se encargará el octeto el octeto de viento dirigido por Javier Ulises Illán.

Para reconstruir este tipo de exhibición artística propia de la Corte, Fernández-Cortés se ha basado en un manuscrito que se conserva en el Palacio Real de Madrid en el que se habla de este 'juego de parejas' y se explican las coreografías ecuestres. "Durante la caída del Antiguo Régimen, se mantuvo en los Reales Sitios para los festejos en los que participaban los más jóvenes de la alta nobleza", explica el investigador. Y añade sobre el olvido al que fue condenada la obra de Brunetti que no fue por causas de calidad artística, sino porque al ser un compositor de corte en tiempos de Carlos IV, su música vivió ajena al público general.

Además del espectáculo ecuestre, el festival tiene otras muchas propuestas para conmemorar estos 25 años encomendados a la figura del castrato Farinelli, que convirtió Aranjuez en un festín musical en la segunda mitad del siglo XVIII. "En esta edición hemos intentado recuperar cosas que hemos perdido en los últimos años de crisis económica, como la recuperación de música creada o estrenada en Aranjuez en su época de esplendor", dice Javier Estrella, director del festival. Se refiere a toda aquella música creada para nacimientos, cumpleaños o firmas de tratados "encerrada entre las paredes del palacio real y ahora repartida por archivos de todo el mundo".

Pero otra de sus inquietudes es que este no sea un festival de música en Aranjuez, sino que sea un festival sobre la propia ciudad. Un ejemplo es el concierto que se realizará en la Bodega de Carlos III maridado con una cata de vinos, el paseo musical que instauró Farinelli por los jardines acompañado de guías cualificados, un paseo en barca por el Tajo antes del concierto de clausura que rememore los paseos de los reyes en falúas o el paseo por las plazas y corralas de la localidad que precede al concierto del conjunto Al Ayre Español. "También hemos recuperado el concierto familiar, en el que el grupo Concerto 1700 plantea un menú musical en el que los niños eligen entre los diferentes platos", explica el director. "Somos los herederos de todos aquellos músicos maravillosos que habitaron Aranjuez, y tenemos la enorme responsabilidad de hacer una música a su altura", concluye.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram