Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau cede y solo someterá a votación un tramo del tranvía

La alcaldesa llevará al plenario la conexión de Glòries con Verdaguer

Imagen de como será la conexión por la Diagonal
Imagen de como será la conexión por la Diagonal

Se acerca el 23 de marzo, cuando el gobierno de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, llevará al plenario la decisión de unir los actuales tranvías por la Diagonal. Pero no someterá a votación los 3,8 kilómetros que separan Glòries y la plaza de Francesc Macià. En una decisión que busca facilitar el consenso, los grupos solo tendrán que pronunciarse sobre el tramo más fácil de realizar: de Glòries a Verdaguer.

La segunda fase, entre Verdaguer y Francesc Macià, queda por ahora en suspenso, una decisión con la que el gobierno se asegura el sí del PSC, que ha advertido de que por ahora solo avalará el tramo que tiene más consenso. Con esta cesión Colau intentará poder iniciar este mandato la que fue una de sus grandes promesas electorales y la principal en materia de infraestructuras. Un proyecto que el gobierno de Barcelona en comú dio inicialmente por hecho pero del que la oposición ha hecho una guerra. Hasta el punto de forzar una comisión de estudio sobre la unión que se cerró en falso. Tras escuchar a una veintena de expertos, acabó con los partidos expresando exactamente lo mismo que en la primera sesión.

Al ser preguntada por la segunda fase, la teniente de alcalde de Urbanismo, Ecología y Movilidad, Janet Sanz, respondió ayer: “Paso a paso, tramo a tramo, el objetivo es ir avanzando, lo que nos piden los grupos es un proyecto de máximo consenso posible. Lo otro sigue sobre la mesa”.
Con el sí del PSC asegurado, la llave la tiene ahora ERC, que pese a llevar este tramo de unión de los tranvías en su programa en 2015, lleva meses remoloneando y ha pedido máxima concreción a Colau sobre su financiación y su gestión. En un último intento, Sanz, presentó ayer la propuesta de acuerdo con la Autoridad Metropolitana del Transporte (ATM) que responde, sin cifras, a las exigencias de ERC.

La propuesta se dictaminará mañana en la comisión de Urbanismo y Movilidad, aunque es previsible que los grupos hagan reserva de voto y no revelen su posicionamiento definitivo hasta el día 23. "No me imagino a [al líder de ERC Alfred] Bosch votando lo mismo que el PP ante una propuesta que llevaba en el programa y mejora el transporte metropolitano con impacto en nueve municipios", zanjó Sanz, que recordó que Bosch es vicepresidente del Área Metropolitana.

Revisión de contrato


La propuesta de acuerdo con la ATM (en la que participan la Generalitat, el Ayuntamiento y la AMB) tiene como principal novedad, la intención del gobierno municipal de revisar el contrato con la vigente hasta 2032 con la actual concesionaria del servicio, Tram. La idea de Colau es que tanto las infraestructuras del futuro tramo como su gestión sean públicas a partir de 2023. Pero hasta entonces, descarta rescatar la concesión (costaría entre 220 y 400 millones de euros) y para responder a las exigencias de ERC, sugiere un mayor protagonismo público. Primero, aumentando, aumentar la participación de la Administración en la operación del servicio. Segundo, reduciendo el tanto por viajero (la tarifa técnica) que cobra Tram al entender que ahora aumentarán y hay que compensar la inversión en la infraestructura. Y tercero, que si como consecuencia del aumento de pasaje suben los beneficios de Tram, vayan al transporte público.
Por lo demás, la propuesta que Colau llevará al pleno prevé, como ya se había explicado, que el Ayuntamiento pague la urbanización derivada de las obras del primer tramo; y que adelante a la Generalitat el coste de la infraestructura del tranvía, que a diferencia de los tramos existentes del tranvía será 100% pública.

 

Más información