Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Schumann y nada más

La Orquesta de la Comunidad de Madrid dedica su concierto de este lunes al compositor romántico alemán con Josep Colom al piano

Un concierto en el Auditorio Nacional.
Un concierto en el Auditorio Nacional. EFE

Alemania es un país que nunca acata a medias los estilos y las tendencias musicales. Los compositores alemanes toman de las distintas líneas creativas su esencia para empezar a modelar sus preceptos, los superan y los pervierten para encontrar esos nuevos senderos que no saben a dónde llevan, pero cuyo recorrido ya resulta interesante. Si hablamos de Romanticismo, no podemos dejar atrás la visión de Robert Schumann sobre esta forma de entender la música que es mucho más que ‘ritardandos’ infinitos e intervalos de novena que nos encogen el alma antes de resolver en la octava brillante. Al compositor alemán le dedica este lunes su programa la Orquesta de la Comunidad de Madrid en el Auditorio Nacional.

El conjunto ha tenido algunos problemas en estos días con la gestión de este concierto, debido a la baja del que iba a ser el director, Christian Zacharias. Unos problemas de salud han impedido a Zacharias seguir en el cartel de este concierto esperado, por lo que será el director titular de la orquesta el que tome la batuta de nuevo: Víctor Pablo Pérez. Para el papel de pianista solista, tenemos un regreso más que esperado. Se sentará en la banqueta Josep Colom, pianista catalán de larga trayectoria al que hacía mucho tiempo que no veíamos por los escenarios madrileños. Este doble cambio de última hora lo que sí ha acarreado es un cambio en la segunda parte del concierto, en la que se interpretará la ‘Sinfonía nº 4’ de Schumann en lugar de la segunda, como estaba previsto con Zacharias.

Para la primera parte, la orquesta madrileña sí que mantendrá una obra que hasta ahora no había interpretado: la ‘Obertura Manfred’. Y para completar como primer plato del menú, también de Schumann, tendremos el ‘Concierto para piano y orquesta en la menor’ en el que Colom tendrá el reto del Romanticismo desbordado.