Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vigo activa la alerta por sequía con reserva de agua para tres meses

El alcalde restringe el riego y apaga las fuentes, mientras pide a los municipios del área que hagan lo mismo porque los embalses están bajo mínimos

Varias personas pasean este jueves de otoño por la playa de Samil.
Varias personas pasean este jueves de otoño por la playa de Samil. EFE

El Ayuntamiento de la mayor ciudad de Galicia ha activado el plan de emergencia ante el preocupante descenso de sus reservas de agua y la pertinaz sequía que ha situado en mínimos la capacidad de los dos embalses que dan suministro al municipio de Vigo y los de su área metropolitana.

La alerta se ha activado este jueves para los 293.000 habitantes de la ciudad que solo tienen agua para 104 días, cuando todavía no se han recuperado del shock producido por los incendios que alcanzaron parte del casco urbano en un domingo negro para Galicia hace apenas dos semanas. Ante esta situación de emergencia, el alcalde de Vigo, el socialista Abel Caballero, ha pedido el uso responsable del agua. Una medida que también ha hecho extensiva a los regidores del resto de los ayuntamientos de la comarca para que restrinjan el consumo público y poder evitar medidas más restrictivas de persistir la sequía.

El gobierno local ha informado esta mañana que los embalses de Eiras y Zamáns están por debajo de la mitad, con un 48,27% y 44,37% respectivamente de su capacidad, por lo que hace dos semanas se acordó activar la prealerta en este Ayuntamiento para reducir el consumo diario de cada casa.

El alcalde ha concretado las medidas más urgentes, un paso más a las ya adoptadas, en una semana en la que las temperaturas están registrando cifras históricas en un mes de octubre y sin que haya previsión de precipitaciones para los próximos días. "Es el momento de ahorrar agua y es una recomendación para toda la ciudadanía porque es un bien precioso en esta ciudad y vamos a hacer un consumo responsable de ella", ha explicado Caballero.

En esta fase de alerta queda suprimido el suministro en bebederos y fuentes, los baldeos de calles, el riego de jardines públicos con la prohibición expresa de rellenado de piscinas, ha informado el regidor. También ha recomendado la utilización moderada de las cisternas y la reparación de posibles averías por filtraciones en la red de abastecimiento.

Caballero ha enviado estas recomendaciones por escrito a los Ayuntamientos vecinos para que adopten las mismas restricciones. El gobierno local hará un especial seguimiento de los niveles de los embalses que nunca antes habían registrado cifras tan bajas en sus reservas de agua en estas épocas del año.

En medio del plan de emergencia para amortiguar la sequía se ha colado la solicitud de un pleno extraordinario por parte del PP para exigir explicaciones sobre la actuación del equipo de gobierno en la gestión de los incendios el pasado 15 de octubre en la ciudad, que ha sido duramente criticada por el principal partido de la oposición en el Ayuntamiento de Vigo.

Caballero ha confirmado su comparecencia en el pleno, que se produce tras un tenso debate originado en una sesión plenaria este miércoles y en la que grupo de gobierno y la oposición intercambiaron reproches a la hora de repartir responsabilidades la noche de los incendios. Los populares se han quedado fuera del acuerdo alcanzado entre socialistas y Marea para exigir al Gobierno central y a la Xunta un pacto de Estado para trazar una política forestal y una mejor coordinación de los servicios de emergencias.