Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una fiesta que se celebra entre carroza y carroza

El desfile del Orgullo Mundial congregó a más de un millón de personas

Desfile del World Pride Madrid 2017.
Desfile del World Pride Madrid 2017.

Podemos, Ciudadanos, PSOE, CC OO, Spotify, hoteles Meliá o Control fueron algunos de los partidos políticos y marcas que se unieron ayer al carro del desfile del World Pride que fue seguido por más de un millón de personas, según los organizadores. Madrileños y visitantes de todo el mundo llenaron las calles de Madrid durante horas para no perderse ninguna de las 52 carrozas que desfilaron.

Este año hubo una particularidad, ya que fue el primero en el que el Ayuntamiento de la capital estuvo representado en la marcha con una carroza. Se trataba de una escala antigua de 1969 de Bomberos de Madrid. Alrededor de las 19.00, cuando la cabecera de la manifestación llegó a la plaza Colón, era incesante la cantidad de representantes del Orgullo que llegaban de todas las partes del mundo: Holanda, Puerto Rico, Australia, Estados Unidos, Francia o Alemania, entre muchos otros países. Una gran parte de los asistentes compartían un rasgo común: los originales disfraces que lucían. Entre pelucas, chanclas hinchables gigantes, capas y alguna que otra corona llegaron a la emblemática plaza donde aguardaban la alcaldesa, Manuela Carmena, y la presidenta regional, Cristina Cifuentes.

Javier Maroto: “Es la primera vez que nos han invitado”

PABLO RAMIRO

Una representación del Partido Popular acudió ayer por primera vez a la manifestación del Orgullo. “Es la primera vez que nos han invitado”, se justificó ayer el vicesecretario de Política Social y Sectorial del PP, Javier Maroto. “Hay que estar al lado de la igualdad, la libertad y la diversidad” independientemente de ideologías políticas, añadió. Maroto estuvo acompañado por su compañera de partido Andrea Levy. La presencia del PP, partido que en 2005 recurrió la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo, fue una de las principales de la marcha. “Por los derechos LGTBI en todo el mundo. Despatologización trans ¡Ya!” se leía en la pancarta que encabezaba la manifestación, cuyo recorrido comenzaba en Atocha y terminaba en la plaza de Colón. Allí, recibieron al más del millón de participantes la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y la presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes. “Madrid está siendo ejemplo de libertad y respeto en todo el mundo”, señaló la presidenta regional, y ahora “es la primera comunidad LGTBI Friendly”. Entre los representantes políticos que acudieron a la manifestación estaban Pablo Iglesias, Albert Rivera, Begoña Villacís, Rita Maestre, Xavier Domènech, Celia Mayer, Juan López de Uralde y Ángel Gabilondo, portavoz del PSOE en la Asamblea. “Hoy es un día para recordar a todos los que han luchado”, dijo Gabilondo, para quien “no se trata solo de un asunto LGTB, sino que es un tema de toda la sociedad”.

Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, consideró que la obligación de los representantes políticos era estar allí: “Las luchas de los últimos años han logrado muchos avances, y es una manera de homenajear a quienes luchaban y se movilizaban cuando era muy difícil”.

El EuroPride es una celebración anual que cae cada año en una ciudad europea, el World Pride, por su parte, se celebra cada cuatro años en una ciudad distinta. Madrid entrega este año el relevo del EuroPride a Alice Bah Kuhnke, ministra sueca de cultura y democracia, país que acogerá el evento el próximo año. Nueva York será la próxima ciudad en acoger el World Pride.

Una hora después y tras un gran retraso llegaron las primeras carrozas al Palacio de Cibeles. Algunas como la de “Son nuestros hijos” aportaron el tono reivindicativo a la noche: en ella iban padres homosexuales con sus hijos, que tuvieron a través de la gestación subrogada. La nota política la puso el autobús de Ciudadanos, que fue abucheado cuando pasaba por el paseo de Recoletos. “Fuera, fuera” gritaba el público al vehículo del partido de Albert Rivera. La imagen contraria se vivió en Cibeles cuando pasó la carroza de Podemos, a la que mucha gente entre el público no paró de vitorear, mientras saludaban a Íñigo Errejón, que iba en la parte delantera.

A medida que fue avanzando la noche se sucedieron las carrozas de los principales locales de fiesta de la noche madrileña, que pusieron a la gente a bailar con mucha música. Una de las más aclamadas fue la de la fiesta We, una de las más populares de Madrid, en la que iban una decena de hombres bailando en calzoncillos y con el torso al descubierto.

Gala de modelos

Otras, como la del Mr. Gay Pride, contaron con la presencia de los místeres elegidos el pasado viernes en la gala celebrada en la Puerta del Sol. A pesar del gran ambiente festivo, tanto de los viandantes como los que iban encima de las carrozas (donde no faltaron las cervezas y los tintos en mano) todas las carrozas lucían en su parte delantera mensajes reivindicativos. “Derechos humanos sin fronteras” o “Por los derechos LGTBI en todo el mundo” fueron algunos de los lemas que estaban rotulados en los vehículos del desfile.

Nueva York también lució su carroza, ya que dentro de cuatro años se celebra allí la siguiente edición del World Pride. Evento con un alto significado histórico, ya que en 2019 se cumplen 50 años de los disturbios producidos en el pub Stonewall Inn, donde la comunidad LGTBI luchaba en aquel momento por sus derechos y se produjeron manifestaciones violentas. Con la gran fiesta en la que se convirtió Madrid durante toda la madrugada de ayer y con los eventos programados hoy para acabar la celebración del World Pride, muchos se quedarán con ganas de más. La espera no será larga, ya que el Europride será en Suecia el año que viene y, al siguiente, en Nueva York.

 

El Samur atiende a 100 personas durante la fiesta

F. JAVIER BARROSO

El Samur atendió ayer durante la jornada más importante del Orgullo Gay y hasta las 22.30 a 100 personas, de las que 14 necesitaron ser trasladadas a centros hospitalarios, según Emergencias Madrid. Solo se registraron tres casos graves, con dos infartos de miocardio y un coma etílico.

El dispositivo sanitario estuvo formado por unos 500 funcionarios y voluntarios, que montaron nueve hospitales de campaña repartidos por el recorrido de la manifestación y el desfile, además de las plazas más importantes del distrito de Centro.

La mayoría de las atenciones se debieron a patologías de carácter leve propias de este tipo de concentraciones masivas de personas, como hipotermias, mareos, contusiones y torceduras. Lo más grave se produjo en la plaza de España por la tarde, donde un hombre de unos 60 años sufrió una parada cardiaca. Para su traslado a la Fundación Jiménez Díaz se utilizó uno de los pasillos de emergencias habilitados por el Ayuntamiento en las vías principales afectadas por la celebración del Orgullo Gay. La segunda intervención grave se registró a media tarde en la plaza de Pedro Zerolo, donde un hombre de unos 50 años sufría un coma etílico. Ingresó en la clínica de la Concepción. El tercer caso destacado fue otro infarto de un hombre de 77 años, que fue trasladado a las 21.30 al hospital Gregorio Marañón.

El dispositivo de seguridad estuvo formado por 3.500 efectivos entre policías y vigilantes de seguridad. Fuentes de la Jefatura Superior de Policía confirmaron anoche que hasta las 23.00 no se había producido ningún hecho destacado y que todo el acto transcurrió con tranquilidad.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Fe de errores

El artículo ha sido modificado porque el modelo Jon Kortajarena no ha acudido al desfile del WorldPride que tuvo lugar en Madrid el pasado sábado 1 de julio.