Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde del fiasco urbanístico de Sanxenxo vuelve al poder gracias a sus críticos

El popular Telmo Martín recupera el bastón de mando tras un pacto de gobierno con su adversario político y líder de una partido escindido del PP

Telmo Martín y Alberto Núñez Feijóo, en 2010.
Telmo Martín y Alberto Núñez Feijóo, en 2010.

Once años después de abandonar la alcaldía de Sanxenxo (Pontevedra) y tras convertirse en la lista más votada en las pasadas elecciones municipales, el popular Telmo Martín ha recuperado este miércoles el poder en el Ayuntamiento de su pueblo. Martín lo ha logrado tras alcanzar un pacto de gobierno con el hasta ahora regidor, Gonzalo Pita, impulsor del partido SAL, que surgió como una escisión del PP, y uno de los más críticos con su fracasado y ruinoso modelo urbanístico, cuestionado incluso por los tribunales.

En medio de un gran cordón policial y ante una numerosa asistencia de público que incluso ha rodeado el consistorio, Martín ha sido elegido alcalde en un pleno extraordinario. Lo ha conseguido con los nueve votos del PP y con el apoyo de solo tres concejales de SAL, ya que una de las ediles de esta formación, Vanesa Rodríguez, se ha opuesto a dar su respaldo al candidato popular y se ha alineado con los representantes del PSOE y del BNG que ha votado en contra. El edil de Sanxenxo Pode, que se había desmarcado de la coalición de izquierdas que ha gobernado hasta ahora el municipio, ha optado por abstenerse.

Gonzalo Pita, hasta ahora alcalde de Sanxenxo y adversario de Telmo Martín, renunció el pasado lunes al cargo, al que accedió mediante una coalición con los partidos de izquierda (PSOE y BNG). Pita formalizó su cese esgrimiendo el fracaso del tripartito para darle el poder al PP, al que había desalojado de la alcaldía tras 16 años de encadenadas victorias dirigiendo un nuevo partido cuyo lema es “Queremos un nuevo Sanxenxo”.

El ya exalcalde presentó su renuncia en un pleno también abarrotado de público y de críticos con su decisión. El vacío de poder en esta transición entre Pita y Martín ha sido cubierto por el alcalde en funciones y concejal del SAL, Daniel Fernández, que fue el encargado de convocar el pleno extraordinario con el que este miércoles se ha formalizado el traspaso de poder al PP. Telmo Martín rescata así el bastón de mando municipal que ya tuvo entre 1999 y 2006 y que intentó recuperar en 2015 como sustituto de Catalina González. Atrás quedan sus dos infructuosos intentos de desbancar a Miguel Anxo Fernández Lores (BNG) de la alcaldía de Pontevedra.

El fin del tripartito lo anunciaron conjuntamente Telmo Martín y su nuevo socio político, Gonzalo Pita, hace una semana en una rueda de prensa conjunta en la que comparecieron flanqueados por los concejales de cada uno de sus partidos. Una ruptura que el portavoz del BNG, David Otero, definió como "la primera automoción de censura de la historia" después de escuchar a Pita en su intervención en el pleno del pasado lunes, cuando renunció al cargo. Pita apeló a la "autofidelidad conmigo mismo” y justificó su pacto con el PP para “darle estabilidad a Sanxenxo" y cumplir su programa electoral, que, afirmó, "en el actual gobierno de deslealtades iba a ser imposible”.

Tensión en el pleno de renuncia

Luego llegó el turno de palabra y con él, los reproches, de todos menos de un Telmo Martín que cambió su habitual discurso agresivo contra SAL por palabras de elogio. El ahora regidor del PP recalcó que Pita había sido un alcalde "honesto y valiente". "La expectación que se ha creado es porque no es normal encontrar políticos tan honestos, que miren por el pueblo y no por el partido", expresó.

El BNG acusó a Pita de “estar deseoso de pactar con el PP y de ser "un alcalde incapaz de gestionar un grupo de gobierno, con falta de ideas porque no es ni capaz de gestionar su propio partido", aludiendo a problemas internos de SAL. Martín replicó que el pacto es "tan legítimo” como el que se hizo en 2015 con el tripartito y recordó que el PP ganó las elecciones con el 41% de los votos.

También Martín acusó de “deslealtad” a Otero y de “querer estar por encima del bien y del mal". "La deslealtad que tuvo usted desautorizando en público al alcalde es de una enorme bajeza. Es algo que los nuevos socios de Gobierno nunca haremos. Y ni el BNG, ni el PSOE, ni ningún otro partido político están por encima de Sanxenxo, y solo el tiempo y los vecinos pondrán a cada uno en su sitio", se defendió Martín de las acusaciones del edil nacionalista.