Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las reglas del negocio de Koltès

Magnífico tratado literario-poético de cómo se negocia

Cuarta acepción de la palabra “negocio” del Diccionario de la Lengua Española: acción y efecto de negociar. En la solitud dels camps de cotó de Bernard-Marie Koltès es un magnífico tratado literario-poético de cómo se negocia, con la pureza atávica del regateo. Un juego de seducción entre el que carga con un deseo y que el que posee su satisfacción. Koltés obvia si entre el comprador y el vendedor (matizado como dealer) hay trato posible, omite la naturaleza del objeto del deseo y el precio de la transacción. Su diálogo se centra en la fascinación por el mecanismo del encuentro, por el tira y afloja entre dos voces enzarzadas en vencer al contrario, obteniendo el máximo premio a cambio de un mínimo reembolso. Una batalla con todas las armas –lícitas o ilícitas– en un campo sin honor.

Dos voces sin otra identidad que el papel de adversarios que se necesitan en esta contienda dialéctica. El texto es un prodigio de lenguaje transversal, construido con un vocabulario que transita por todas las capas sociales y culturales, como haría un ladrón de palabras, mezclando imágenes vulgares con estructuras complejas, inyectando un sublime lirismo a paisajes sórdidos, serenidad al peligro. Es imposible adjudicarles un rostro a los dos personajes a no ser que se sobrepongan todos los rostros sobre un único bicéfalo del autor. No son nadie, aunque en un lejano principio Koltès los imaginara como un hombre blanco y otro negro. Joan Ollé ha tenido la buena idea –entre todas las identidades posibles– de ceder al dealer el cuerpo de un hombre maduro (Andreu Benito) en contraste con el físico más joven del comprador (Ivan Benet). En un texto como éste es un gesto cargado de intenciones. Sólo cuerpos, en una obra que en realidad no posee personajes con sus conflictos psicológicos, que condicionan el imaginario del espectador, abortan conclusiones y abren nuevas elucubraciones sobre la cuerda invisible de un combate ontológico.

Pero el acierto de la variable que introduce Ollé se ve rebajado por la naturaleza extrovertida de las interpretaciones, sobre todo la de Benet. Hay una exhibición de teatralidad, de búsqueda de personaje y sus hondas motivaciones que chocan con la intimidad excluyente que se genera en cualquier negocio. La premisa “esto es un asunto entre tú y yo” –que tanto sirve para un lobo de Wall Street como para el “camello” de un banlieue– se ve alterada por esa mirada buscando de reojo al público en la oscuridad. La tradicional relación distante que tiene Benito con sus papeles, su tendencia a la salmodia de tonos graves, se ajusta mejor al carácter abstracto de este texto que las explosiones emocionales que comparte Benet, sin que nadie espere esa complicidad con alguien que no participa del negocio.

En la solitud dels camps de cotó

De Bernard-Marie Koltès. Dirección: Joan Ollé.

Intérpretes: Ivan Benet y Andreu Benito.

Traducción: Sergi Belbel. TNC, 19 de enero.