Colau, contraria al nombramiento de Felip Puig como presidente del TRAM

La presidenta de TMB asegura que el convergente ganó el puesto gracias a las empresas privadas mayoritarias en la concesionaria del tranvía

Felip Puig en una imagen cuando era consejero de la Generalitat
Felip Puig en una imagen cuando era consejero de la GeneralitatCarles Ribas

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Barcelona, capitaneado por Ada Colau, ha manifestado este miércoles su rechazo a la elección de Felip Puig como nuevo presidente de TRAM, la empresa concesionaria del tranvía de Barcelona. El nombramiento llega justo cuando más voces hay en contra de una de las grandes propuestas de BComú: la unión del tranvía por la Diagonal.

La empresa TRAM está compuesta en su mayoría por capital privado. Sólo las sociedades Globalvia, Alstom y Moventia suman más del 80% del capital. Las empresas públicas Ferrocarrils de la Generalitat (FGC) y Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) disponen del 5%, cada una, del capital del TRAM. Este martes se celebró una junta general extraordinaria donde el presidente, Javier Vizcaíno, anunció su dimisión. Acto seguido se nombró a Felip Puig como consejero independiente y el consejo de administración sometió a votación la figura del exconsejero de CiU como nuevo presidente. Desde TRAM sólo se ha querido destacar que Puig contó “con la mayoría necesaria” para ostentar la presidencia de la empresa.

A pesar de que el convergente ganó la votación, TMB votó en contra de su nombramiento. La presidenta de TMB y concejal de movilidad de Barcelona, Mercedes Vidal, ha asegurado en una discusión en twitter con el concejal de la CUP y conductor de autobús, Josep Garganté, que el equipo de gobierno “no está de acuerdo con el nombramiento de Felip Puig y TMB votó en contra en el consejo de administración”.

Desde el Ayuntamiento una portavoz denunció que la elección del exconsejero no se consensuó y esperaban que la decisión no afectara a la voluntad del Consistorio de unir ambas líneas de tranvía. Vidal fue clara: “Lo que queremos con la unión del TRAM es, además de dotar de más transporte público a la ciudad, aumentar el peso público a la actual concesión. Creo que Felip Puig no está de acuerdo con este último punto”.

Colau criticaba en el libro-entrevista Ada, la rebelión democrática, del periodista Joan Serra, cómo al ser elegida alcaldesa vivió episodios de tensión con algunos dirigentes de Convergencia i Unió. La líder de BComú recordaba en ese documento la llamada que recibió de Puig, entonces consejero de la Generalitat, después de las elecciones del 27S. “Escucha, alcaldesa. No te lo he dicho antes para que no se confundiera con la campaña electoral. ¿Cómo tenemos esto de la Fórmula 1? ¿Nos dais los cuatro millones o no nos los dais? Hay estos dos millones que os tendríamos que dar de la tasa turística, pero no te los doy si no me das los de la Formula 1”, denunciaba Colau al autor del libro en una conversación que mantuvo la primera edil con Puig sobre las ayudas públicas al Circuito de Cataluña por acoger el gran premio de Fórmula 1. Una subvención que Trias impulsó y que Colau no consideró prioritaria. La actual alcaldesa resaltaba que el quehacer político de dirigentes como Puig era el ejemplo de lo que detestaba.

Felip Puig es desde el mismo martes presidente del TRAM. En su larga trayectoria ha sido consejero de Empresa, Interior y Medio Ambiente. Además, entre 2001 y 2003 fue consejero de Política Territorial y Obras Públicas sustituyendo a Pere Macias. Precisamente, Macias se convirtió el pasado mes de mayo en el director de estrategia del Ayuntamiento de Barcelona para la conexión del Trambaix y el Trambesòs.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50