La cuerda se tensa entre ERC y Colau

CiU y PP anuncian que votarán en contra de los presupuestos del equipo de gobierno

Alfred Bosch y Ada Colau.
Alfred Bosch y Ada Colau.Gianluca Battista

Tras anunciar ERC el domingo que votará no a los presupuestos de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, el portavoz del ejecutivo, Gerardo Pisarello, ha tensado este lunes la cuerda de las ya tensas relaciones con los republicanos. Pisarello se ha mostrado“preocupado e inquieto” y les ha acusado de no tener “argumentos convincentes” para rechazar el proyecto de presupuestos. El responsable de economía del equipo de Colau les ha acusado de “bloquear” las cuentas y ha llegado a advertir: “Para muchos votantes de ERC será muy difícil de entender que no den trámite para debatir las cuentas”. “Si es en clave partidista, la ciudadanía penalizará esta decisión”, ha vaticinado. “No hacen ningún favor al país” si el no a las cuentas es para frenar el futuro partido de los comunes, ha dicho.

“No entiendo que una fuerza política que dice que quiere un país más justo no defienda unos presupuestos justos en la capital del país”, ha dicho. Pisarello ha lamentado la postura de ERC, con quien recordó que han llegado a muchos acuerdos en el pasado y ha desmentido que, como dicen los republicanos, no hayan cumplido los pactos alcanzados en otras negociaciones. “El cumplimiento es del 93%”, repitió.

El equipo de Colau está convencido de que si ERC no negocia es por partidismo antes que por cuestiones concretas relacionadas con el presupuesto. Como ejemplo ha citado las medidas en materia de vivienda que exige ERC y sobre las que Pisarello ha asegurado que se mostró dispuesto a hablar. “En el ayuntamiento se niegan a regular los alquileres abusivos que sí han votado en el Parlament”, ha dicho tras recordar que el gobierno municipal ha pactado con consejeros de la Generalitat, donde ERC gobierna con el PDCAT.

Por su parte, la portavoz de CiU en el Ayuntamiento, Sònia Recasens, también ha anunciado este lunes que los nacionalistas votarán en contra de los presupuestos de Colau “porque son lesivos para la ciudad y no apuestan por la creación de trabajo ni la mejora de los servicios sociales”. Recasens ha tildado de “postureo” la pretendida voluntad de diálogo del equipo de gobierno. “Las conversaciones han sido un fraude, una pantomima que sólo buscaba una fotografía en la que se quería demostrar diálogo. Este gobierno prefiere tener a sus 15 concejales aislados antes que pactar con CiU”, ha denunciado. “Quieren dar una imagen de gobierno abierto y están atrapados en su sectarismo”.

La convergente ha asegurado que el equipo de gobierno conseguirá tener su presupuesto mediante el mecanismo de la cuestión de confianza y ha argumentado su oposición al presupuesto alertando que está construido sobre el Plan de Actuación Municipal (PAM) que “la mayoría del plenario rechazó”. Recasens ha criticado los tuits que publicó la teniente de alcalde Janet Sanz cuando era Trias el alcalde. “Entonces denunció que con 19 millones de euros de superávit el dinero se destinaba a los bancos y no a los vecinos ni a los barrios. Ahora, con 70 millones, no dice nada. Ellos provienen de la PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca) pero la mayor parte de este superávit es producto del aumento de las plusvalías inmobiliarias". La convergente ha criticado que no se están creando puestos de trabajo y en el presupuesto “se reducen las partidas dedicadas al comercio y bajan los gastos de limpieza, iluminación, recogida de residuos, alcantarillado...”.

Por su parte, el concejal del PP en Barcelona Javier Mulleras ha denunciado que la propuesta presupuestaria presentada por el Gobierno de Ada Colau aumenta el gasto en directivos en un 7,6%, pasando de 144.699 euros a 155.700 en 2017, lo que demuestra su "falsa moral".

"Llegó al Ayuntamiento criticando el exceso de directivos y no ha hecho más que incrementarlos, contratando a la mayoría a dedo, sin concursos ni concurrencia pública", ha criticado en un comunicado, y ha añadido que las cuentas presentadas por el Gobierno municipal son un presupuesto trampa.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS