Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Mancomunidad insta a Loeches y a la consejería a alcanzar un acuerdo

La mayoría de los municipios votó a favor de la ubicación de la nueva planta de residuos

El presidente de la Mancomunidad del Este y alcalde de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez Palacios (PSOE), explicó ayer que, después de que la Mancomunidad aprobase la ubicación de la nueva planta de residuos en Loeches por mayoría (75% de los votos), los que “deben ponerse de acuerdo” son el Ayuntamiento de la localidad afectada y la Consejería de Medio Ambiente, que depende de la Comunidad.

Rodríguez aseguró que la Mancomunidad, como promotora, ultimará durante los próximos nueve meses los detalles del proyecto, pero habrá que esperar otro año para ver terminada la planta. “Lo más importante es que esté terminada en 2018, porque en esa fecha el vertedero de Alcalá de Henares habrá alcanzado su capacidad”.

Según la Comunidad, el encargado de llevar a cabo la expropiación del terreno para la construcción de la nueva planta es el Ayuntamiento de Loeches. “La Comunidad solo es la encargada de dar el visto bueno al proyecto si se cumplen los requisitos ambientales y urbanísticos, pero es Loeches quien debe hacerse cargo de la expropiación”, sostienen desde la dirección de urbanismo de la Consejería de Medio Ambiente.

Desde el organismo regional añadieron que si el Ayuntamiento de Loeches quiere emprender acciones legales tendrá que hacerlo contra la Mancomunidad, porque ellos únicamente son los encargados de dar el visto bueno al proyecto y la decisión ha sido votada por los 31 municipios que la forman.

 Resistencia jurídica

Por su parte, el alcalde de Loeches, Antonio Notario (PP), anunció que a lo largo de este martes se reunirá con un bufete de abogados para saber qué procedimiento administrativo o judicial debe seguir para evitar la construcción de la planta de residuos en Loeches. “Estamos consultando con varios gabinetes para comparar presupuestos y saber qué medidas tenemos que tomar para evitar la instalación del vertedero. Una vez elijamos el gabinete, iniciaremos el proceso de contratación”, declaró Notario.

La construcción se compone de un vertedero de 105.000 metros cuadrados y una planta adyacente de tratamiento de residuos, que se ubicará en el paraje de Valdecastellanos. La incineradora por plasma que estaba prevista fue retirada del plan para adecuarse a la futura normativa europea

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información