Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Merlí’ vuelve a las andadas

La serie de TV3 sobre el profesor de Filosofía y sus “peripatéticos” regresa con

su segunda temporada en septiembre

Protagonistas de la serie 'Merlí'.
Protagonistas de la serie 'Merlí'.

Merlí, el profesor de filosofía que da el nombre a la serie de TV3 producida por Nova Veranda 2010, va a tener una mujer de carácter, Coralina, con quien medir el suyo en la nueva temporada que se emitirá en septiembre, precisamente con el arranque del curso escolar.

La incorporación al reparto de la actriz Pepa López en el papel de responsable de estudios del Instituto Ángel Guimerà de la ficción es una de las novedades de la serie que quiere revalidar el éxito de pantalla con los 13 capítulos de su segunda entrega.

“Me llevo muy bien con alguien de carácter”, sostiene Francesc Orella, el actor catalán que encarna al carismático profesor de Filosofía que volverá con sus merlinadas, nombre con el que han bautizado sus alumnos, los “peripatéticos”, a las ocurrencias de un educador que se salta los cánones.

Hay más novedades en esta segunda tanda de Merlí. Se incorpora también al claustro de profesores el actor Ferran Rañé, que sustituye a Santi, el profesor de lengua que falleció en la primera temporada, y una joven entra en el instituto para cursar segundo de bachillerato. Es Oksana, interpretada por la joven actriz Laia Manzanares que también puede verse en la pantalla de la televisión autonómica en Cites. Chica problemática, adoptada en Ucrania y repetidora que viene de otro instituto, dice que con Merlí se lleva bien. “Desde el primer capítulo entro a saco”, ilustra Manzanares en un descanso del rodaje de los capítulos en la Escola VITAE del Vall d'Hebrón de Barcelona.

Empezaron a rodar el mes pasado y acabarán en julio. Como ya hicieron previamente a los ensayos de la primea temporada se fueron un fin de semana de “colonias” para cohesionar al grupo.

“La verdad es que hay cierta ventaja esta vez porque casi todos han trabajado juntos, se conocen y se nota en la dinámica del rodaje”, explica el guionista y creador de Merlí, Héctor Lozano. La fórmula no se modifica: cada capítulo se centrará en un filósofo: Descartes, Hobbes, Kant, los estoicos y, tras las protestas que generó que no se hablara de filósofas en la primera temporada, dos mujeres: la astrónoma y pensadora alejandrina Hipatia y la filósofa post estructuralista Judith Butler.

A través de sus ideas y corrientes se irán tejiendo las vivencias de unos jóvenes de 17 años. De sus preocupaciones, ilusiones y frustraciones en una edad de inestabilidad manifiesta. Se verá también su entorno familiar y, en cierto modo, la evolución de sus caracteres. Por ejemplo, si Bruno, el actor David Solans e hijo de Merlí en la ficción, era inseguro y rebelde, ahora, se mostrará más alegre y seguro de sí mismo: “El haber salido del armario me da más energía y más ganas de vivir”. No está claro qué relación mantendrá Pol (Carlos Cuevas), con Bruno después del escarceo amoroso que mantuvieron en primero de Bachillerato. “Está claro que a mí me gusta mucho seducir y sigo en esta línea”, admite Pol pero midiendo lo que dice para no adelantar nada.

Otros papeles que se modulan son los de los personajes de Tania (Elisabet Casanovas) y Marc (Adrian Grosser). Tendrán más peso en los capítulos venideros. Los hay que cambian de registro, como Berta (Candela Antón): “Si en la temporada era mala, malísima, ahora he evolucionado y soy más humana”, asegura la joven actriz.

Repetir el éxito

Todos son conscientes del éxito que tuvo Merlí —que ahora se emite en La Sexta— y aseguran que no por eso se lo toman con más calma. “Que va, lo difícil ahora será mantener el nivel e intentar superarlo”, comenta Tania.

Con más de medio millón de espectadores por capítulo y un fuerte impacto en Internet, todos los componentes de la serie, desde los actores, su creador y el director, Eduard Cortés, coinciden en que no hay mucho secreto en la fórmula que ha conseguido que jóvenes y padres se sienten ante el televisor: “Son cosas que les pasan a muchos jóvenes en los institutos, situaciones de las familias y relaciones dentro de un claustro de profesores”, resume Lozano.

El escenario central seguirán siendo las aulas del instituto, la sala de profesores, algunas de los domicilios de las familias de los alumnos y se introducirán más exteriores porque Merlí, que sigue siendo el profesor transgresor, se los quiere llevar de paseo.

¿Y de amoríos? El ligón profe de Filosofía no quiere dar muchas pistas: “Digamos que seguirá con cierta estabilidad dentro de la inestabilidad del personaje”.