Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un párroco de Villalba dice que los transexuales deben aceptar el cuerpo que les da “Dios”

Criticó también a los médicos por perder "recursos y tiempo para dedicarse a un bricolaje anatómico imposible"

Un párroco de Villalba dice que los transexuales deben aceptar el cuerpo que les da “Dios”

Con la iglesia abarrotada y a pocas horas del brutal atentado de Orlando en el que murieron 50 personas que asistían a una fiesta en un club gay, Enrique Cabrera, el párroco del templo El Enebral, en Collado Villalba, comenzó una homilía repleta de ataques a los transexuales y a la Ley de Transexualidad aprobada por la Asamblea de Madrid el pasado 17 de marzo. Era el día del patrón del pueblo, San Antonio, y asistían a la misa representantes políticos, entre ellos la alcaldesa del pueblo Mariola Vargas y el portavoz del grupo socialista Juan José Morales, quien ha denunciado los hechos. Las palabras fueron tan duras que se produjeron abucheos. Muchos de los asistentes abandonaron el recinto.

El párroco afirmó que según el articulado de la ley “cada uno se puede fabricar la realidad a su medida, como si fuera un chicle”, sin tener en cuenta a Dios, según ha adelantado la Voz de la Sierra. “Yo no recibo ser hombre o no recibo ser mujer por parte del Dios Creador, ni dentro del proyecto bueno que Dios tiene para mí, sino que yo elijo ser hombre o mujer, a mí medida y según me apetezca”, concretó.

También atacó la atención que dedica el sistema sanitario al colectivo gay. “La medicina deja de ser terapéutica (…) y pierde recursos y tiempo para dedicarse a un bricolaje anatómico imposible”, porque él por mucho que entrara en un “quirófano” nunca podrá ser madre.

Al mismo tiempo, atacó la influencia que esta nueva normativa puede llegar a tener en el sistema educativo al confundir a los niños en cuanto a que el sexo se puede “escoger”. Es lo que les faltaba a los adolescentes “desorientarlos todavía más”, señaló. El párroco considera que la “pretensión de autodefinirse al margen de nuestra naturaleza” es una consecuencia de “una sociedad enferma y decadente, que ha perdido el sentido de la realidad”.

Ante el contenido de la homilía, que duró unos 40 minutos, el edil socialista optó por abandonar el templo. Recuerda como también se atacó al aborto, algo que ya había ocurrido en otras misas en honor del patrón de la localidad. A este respecto, el sacerdote opinó que la sociedad muestra su cara “más decadente” al pensar que los niños son una amenaza para “mi comodidad”.

El párroco concluyó haciendo referencia a los islamistas radicales. Si fuera uno de ellos, “ante estas nuevas leyes me estaría partiendo el esternón de risa y frotándome las manos mientras pienso: ya queda menos para que estos vuelvan a ser nuestros”.

Fuentes del equipo de gobierno, del PP, sostienen que el Ayuntamiento “no tiene nada que decir al respecto porque son opiniones de la Iglesia y del Arzobispado”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram