Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jordi Sánchez derrota de nuevo a Liz Castro y presidirá la ANC

La corriente oficialista del actual presidente se impone en una ajustada votación

Jordi Sànchez después de saber que seguirá de presidente.
Jordi Sànchez después de saber que seguirá de presidente.

Liz Castro ha revivido hoy la misma situación que hace un año. Aunque había sido la persona más votada entre los socios de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), no ha conseguido su objetivo de erigirse en la presidenta de la asociación independentista. Lo seguirá siendo Jordi Sànchez, quien se ha impuesto en una apretada votación a segunda vuelta. El representante de la corriente oficialista solo obtuvo cinco votos más que su rival: 40 a 35.

La primera reunión que el nuevo secretariado de la ANC ha celebrado hoy en Ripoll (Ripollès) tras las elecciones de sus socios la pasada semana se prolongó durante siete horas. Es todo un síntoma de lo complejo de las votaciones de los principales cargos de la dirección, que absorbieron cinco horas. La elección del presidente se decidió en una segunda votación, después de que ninguna de las dos personas que optaban al cargo captaran los dos tercios necesarios de los miembros del secretariado (77, aunque ayer solo había 75 miembros). En la primera Sánchez se impuso por 42 a 33. En la segunda las diferencias todavía se estrecharon más con la escritora de origen estadounidense.

Como en 2015, el secretariado hizo caso omiso de las preferencias sobre personas de los socios de la ANC. Hace justo una semana, en la elección de los miembros, Castro se había impuesto con 4.071 votos, frente a los 4.005 de Jordi Sànchez. Pero otros miembros de corte crítico como Castro habían obtenido también buenos resultados. El exdiputado de la CUP Antonio Baños captó 3.752 y el expresidente de Òmnium Quim Torra otros 3.705. Pese a ello, la presidencia la mantendrá Sànchez.

Tras la reunión, Castro negó que exista división en la ANC, aunque sus primeras palabras fueron para subrayar que la entidad “cuenta con muchas personas y tenemos muchas ideas”, en lo que sonaba a un aviso contra reeditar una dirección de corte muy presidencialista, como acusaron a Sànchez. Además de la elección del presidente, el secretariado escogió al resto de cargos. Natalia Esteve será vicepresidenta, Marcel Padrós se encargará de la tesorería y Eulàlia Subirà asumirá la secretaría.

Sànchez aseguró estar convencido de que el secretariado que se reunió ayer por primera vez después de las elecciones del pasado fin de semana será el último de la asociación, dando por hecho que Cataluña será en un plazo de dos años una república independiente.

Una vez con los principales cargos elegidos, la ANC tiene el reto ahora de cerrar las fisuras mostradas en las últimas semanas. Las elecciones han aflorado las diferencias internas entre los grupos proclives a ERC y los que son más cercanos a Convergència Democràtica. Jordi Sànchez ha sido víctima de las críticas internas de la organización desde que fue presidente: primero porque hubo quien lo señaló como un beneficiario de las presiones para que fuera presidente y después porque le acusan de haber jugado un papel capital para que ERC estuviera en Junts pel Sí.