La edil de Guanyar Alacant Nerea Belmonte se niega a dimitir

El alcalde enviará a la oposición a la edil de Acción Social y el tripartito se queda en minoría

La edil de Guanyar Alacant Nerea Belmonte.
La edil de Guanyar Alacant Nerea Belmonte. PEPE OLIVARES

Nerea Belmonte resiste. La edil de Acción Social del Ayuntamiento de Alicante, acusada por la coalición bajo cuyas siglas concurrió a las elecciones -Guanyar Alacant- de incumplir el código ético que ella misma suscribió, se niega a dimitir y afirma estar dispuesta a pasar a la oposición “si me obligan”. Y van a obligarla, como confirma a EL PAÍS Natxo Bellido, portavoz municipal, tras la reunión que el alcalde Gabriel Echávarri, el vicealcalde Miguel Ángel Pavón y él mismo han mantenido a primera hora con Belmonte, en la que las tres formaciones del equipo de gobierno le han exigido que dimita.

Como la edil de Guanyar Alacant se ha negado, "ella pasará al grupo de no adscritos porque nosotros, entre la confortabilidad de ser 15 o el nivel de exigencia pública que se ha marcado este equipo de gobierno, entendemos que lo prioritario es el nivel de exigencia pública”, ha dicho Bellido.

“Pienso limpiar mi honor y limpiar mi dignidad”, ha manifestado Nerea Belmonte a la salida del encuentro, tras insistir en sus argumentos de defensa: “he hecho una buena gestión, he ahorrado dinero al Ayuntamiento, he abierto los procesos de participación en contratos menores para las pymes y los autónomos… y lo he hecho todo desde la buena gestión y desde la transparencia”.

La concejal se considera “un chivo expiatorio de todo lo que está pasando en el tripartito, y eso no lo voy a consentir”. Belmonte cree que “por supuesto”, en caso de haber pertenecido a Esquerra Unida en lugar de a Podemos, la asamblea de Guanyar que votó mayoritariamente por instarle a la dimisión no lo habría hecho: “no hay nada más que ver otros ejemplos”, ha dicho en referencia a la defensa de Marisol Moreno que Guanyar efectuó cuando desde Alcaldía se solicitó su dimisión.

Belmonte ha acudido a su despacho, “para seguir con los asuntos pendientes, porque la gente tiene que seguir comiendo, las ayudas de emergencia se tienen que seguir firmando, porque a la gente no le importan los líos internos del Ayuntamiento”.

Respecto a su capacidad de continuar en la oposición sin percibir salario, dado que el alcalde ha manifestado su voluntad de dejarla sin competencias y sueldo, la edil afirma tajante que no le supone ningún problema: “Lo que me causa problema son las amenazas, porque en el pacto de gobierno se acordó que la oposición iba a tener salario, que su trabajo se iba a respetar. Pues bien, no tengo ningún interés en irme a la oposición pero si me envían, tengo unos derechos para trabajar y seguir defendiendo a la ciudad de Alicante.

En caso de pasar a la oposición, PSOE, Guanyar y Compromís sumarán 14 concejales, los mismos que PP y Ciudadanos, por lo que el voto de Belmonte será decisivo. Ella asegura que se mantendrá “firme respecto al programa con el que me presenté y al contenido del pacto de gobierno por el que luché y en cuya negociación estuve”. Ante la posibilidad de que su propia formación, Podemos, le inste a dejar el acta, tal como el secretario general en la Comunidad Valenciana, Antonio Montiel, ha sugerido, Belmonte replica que “mi formación no está en el Ayuntamiento, tampoco sabe lo que pasa aquí dentro”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción