Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP acusa a Sánchez de utilizar a Madrid “como moneda de cambio”

PSOE y Ahora Madrid presumen de la fortaleza de su alianza en el Ayuntamiento entre las presiones derivadas de la inestabilidad a nivel estatal

Debate entre los portavoces en el Ayuntamiento de Madrid Begoña Villacís, Iñigo Henriquez de Luna, Rita Maestre y Purificacion Causapie moderado por Vicente Olaya y Paloma Segrelles.rn
Debate entre los portavoces en el Ayuntamiento de Madrid Begoña Villacís, Iñigo Henriquez de Luna, Rita Maestre y Purificacion Causapie moderado por Vicente Olaya y Paloma Segrelles.

El Partido Popular ha acusado esta tarde al secretario general socialista, Pedro Sánchez, de usar el Ayuntamiento de Madrid como “moneda de cambio” para forjar o forzar un acuerdo con Podemos que le permita alcanzar La Moncloa. El 'número dos' de Esperanza Aguirre en la capital, Íñigo Henríquez de Luna, ha tratado durante un debate en el Club Siglo XXI de enfrentar por esa vía a la líder municipal socialista, Purificación Causapié, y a la portavoz del Ayuntamiento, Rita Maestre (de Ahora Madrid y dirigente de Podemos). Sin embargo, la alianza entre ambas, a tenor de sus palabras y pese a algunas “anécdotas”, no sólo parece fuerte en la capital sino que cuenta con el respaldo en muchos aspectos de Ciudadanos, en contraste con las diferencias y trifulcas de esos partidos a nivel estatal.

Ante la noticia adelantada por EL PAÍS de que el PSOE “será muy exigente” en su vigilancia de los alcaldes de Podemos o partidos afines a los que sostiene con sus votos (Madrid, Zaragoza, A Coruña, Barcelona, etcétera), el líder de esta formación, Pablo Iglesias, respondió hoy: “No está bien utilizar la amenaza de quitarnos de los Ayuntamientos”. El popular Henríquez de Luna ha lamentado esta tarde que se utilice Madrid “como moneda de cambio”, pese a que su líder, Esperanza Aguirre, ofreció su apoyo a PSOE y Ciudadanos, incluso poniendo su dimisión en bandeja, con tal de quitar la alcaldía a Ahora Madrid.

 

La socialista Purificación Causapié ha reconocido que Madrid “se ha convertido en un foco de atención para los medios de comunicación y la ciudadanía”. “Tenemos una posición que nos permite, si bien no gobernar porque los resultados electorales no fueron satisfactorios, sí tomar decisiones importantes. Necesitamos hablar más de lo que realmente le importa a los madrileños y menos de anécdotas”, ha añadido. Así, por ejemplo, en la polémica sobre la aplicación de la Ley de la Memoria Histórica, la líder socialista ha admitido que Ahora Madrid cometió “graves errores”, pero ha abogado por “mirar hacia adelante” y “no generar conflictos innecesarios”, “pasando todo el día discutiendo de placas”.

Con Paloma Segrelles como anfitriona en el Club Siglo XXI y Vicente G. Olaya, periodista de EL PAÍS, como moderador, los cuatro portavoces de los grupos políticos con representación en el Ayuntamiento de Madrid han presumido de esta noche de su trabajo y se han cruzado reproches agrios ante una audiencia inclinada hacia la derecha en sus aplausos y murmullos de reprobación.

La portavoz municipal, Rita Maestre, ha recalcado la “profunda inexperiencia en la política profesional” del equipo de gobierno, lo que ve “positivo” porque así carecen también “de los vicios” inherentes. Ha presumido también del cambio en el Ayuntamiento, que la socialista Causapié ve “fundamental” para “regenerar la vida municipal” después de 24 años de mayoría absoluta del PP en la capital, y que la portavoz de Ciudadanos, Begoña Villacís, alaba también porque esas mayoría absolutas “se convierten en absolutistas”. En opinión de Villacís, los gobiernos del PP “triplicaron los impuestos y dejaron la deuda más grande de Europa”, y además “la corrupción también ha tocado Madrid”. Aunque, ha añadido, “el cambio no necesariamente tiene que ser positivo, queda mucho recorrido para saber si lo ha sido”.